Xiaomi Mi Band 5, review completa en español tras dos semanas de uso

Analizamos la Xiaomi Mi Band 5, ponte las pilas por un módico precio...

Continuamos dándole un poco de amor a nuestra sección de telefonía de mano de Xiaomi con uno de los gadgets más vendidos para acompañar a nuestro móvil, la Xiaomi Mi Band 5. Y es que las pulseras de actividad fueron los primeros dispositivos conectados que colonizaron nuestras muñecas y, a pesar de que se ha extendido el uso de smartwatches, siguen siendo una opción bastante interesante, barata y liviana, de monitorizar nuestra actividad.

Antes de comenzar, agradecemos a Xiaomi el préstamo de la unidad para su review

La Xiaomi Mi Band 5

La Xiaomi Mi Band 5 mantiene el diseño que ha caracterizado a la smartband desde su primer modelo, por lo que a nivel estético el «upgrade» es mínimo aunque no tanto a nivel prestaciones. Esta línea conservadora hace que podamos utilizar las correas de los modelos anteriores aunque hay posibilidad de que algunas no le valgan por pequeños cambios morfológicos.

La Xiaomi Mi Band Cuenta con una pantalla OLED de 1,1″ con función táctil y resolución de 294 x 126 píxeles. La pantalla ofrece un brillo máximo de 450 nits, que permite su visualización incluso a pleno sol y pudiendo regularse en 5 niveles de intensidad (no se hace de forma automática ni desde la app, ha de realizarse desde la propia pulsera). El panel carece de protección Gorilla Glass e integra un vidrio templado, por lo que es relativamente fácil dañarlo o arañarlo. Por último, el panel se enciende al levantar la muñeca (y es bastante efectivo) aunque carece de modo allways on display.

La pulsera tiene con un peso de 22 gramos y una batería interna de 125 mAh que podremos recargar con un práctico cargador magnético. En el apartado de conectividad hace uso de Bluetooth 5 necesitando emparejarse con un terminal con Android 5 (o superior) e iOS 9 (o superior). En el apartado de sensores encontramos acelerómetro, giroscopio de seis ejes y sensor de ritmo cardíaco (PPG). Por último, encontramos resistencia al agua hasta 50 m o 5 atmósferas.

Esta combinación de sensores hace que podamos hacer un seguimiento bastante preciso de un gran número de ejercicios, como remo, salto a la comba, correr (o caminar), nadar, etc Y, la verdad, es que en este sentido poco o nada tiene que envidiar al seguimiento que hacen los smartwatches que tienen un precio 10 veces superior al de la smartband aunque, como es obvio, carece de GPS por lo que deberemos «cargar» con nuestro smartphone para hacer el seguimiento de nuestra ruta.

Cuidándonos con la Xiaomi Mi Band 5

Como decíamos anteriormente, la pulsera cuenta con un elenco de sensores que permiten monitorizar bastante bien nuestro ejercicio físico contando con dos limitaciones: carecer de GPS y de modo allways on display (tendremos que hacer el gesto de levantar la muñeca para ver la pantalla). Obviamente estamos hablando de un seguimiento bastante preciso pero siempre desde un punto de vista amateur, no como un smartwatch totalmente deportivo enfocado a entrenamientos profesionales. Antes de comenzar a entrenar deberemos seleccionar el tipo de ejercicio a realizar, pudiendo escoger entre los siguientes:

  • Correr al aire libre.
  • Cinta de correr.
  • Ciclismo.
  • Ciclismo en interior.
  • Caminar.
  • Elíptica.
  • Máquina de remo.
  • Yoga.
  • Saltar a la cuerda.
  • Natación en piscina.
  • Ejercicio.

Una vez acabemos el entrenamiento quedará registrado y podemos consultarlo en la app Mi Fit que, a su vez, es la que utilizamos para sincronizar y gestionar la smartband.

Para incentivar la práctica deportiva y superación se ha implementado una unidad, denominada PAI, que medirá nuestra actividad física y pulsaciones durante toda la semana invitandonos a superar la puntuación de 100 en cada periodo semanal. Por tanto, con cada entrenamiento, actividad física o periodo en el que nuestro pulso se incrementa subimos puntos para superar el reto semanal. Obviamente la puntuación depende de factores como la edad o el peso para ajustarse a nuestras posibilidades.

Por último, también cuenta con una medición del estrés y un control de la calidad del sueño para terminar de redondear el apartado de control de la salud, el punto más fuerte de esta smartband y sus predecesoras.

Uso diario de la Xiaomi Mi Band 5

La personalización de nuestros dispositivos es algo primordial para muchos usuarios, como servidor, que necesitan un cambio de aires cada cierto tiempo y Xiaomi lo sabe. Por eso podemos crear o descargar un sinfín de watchfaces para poder personalizar al máximo nuestra Xiaomi Mi Band 5 desde su app de gestión (o desde la propia pulsera). Además, podremos implementar un nutrido número de widgets y distribuirlos en las diferentes pantallas para poder configurar la smartband a nuestro gusto y adecuarla a nuestras necesidades.

La app de gestión, Mi Fit, ofrece una ingente cantidad de menús y submenus de configuración para poder configurar hasta el más ínfimo detalle de la pulsera manteniendo la cuidada y accesible interfaz que caracteriza a todos los productos Xiaomi.

Además de hacer ejercicio y mostrar la hora podremos realizar otras opciones como visualizar las notificaciones de nuestro móvil (sin contestar), despertador y/o recordatorios, controlar la reproducción de música e incluso ser utilizada como disparador remoto de la cámara de nuestro terminal, nada mal para un dispositivo de este rango de precios.

Por último, no podemos perder de vista la autonomía en un dispositivo de dimensiones tan reducidas. La marca promete una autonomía de hasta 20 días (suponemos que con un uso bastante acotado). En nuestro caso, con la lectura de ritmo cardíaco y sueño en modo automático, 1 hora de entrenamiento diario y bastantes notificaciones diarias hemos conseguido aguantar toda una semana sin pasar por el cargador, el doble que nuestro smartwatch habitual.

Experiencia de uso y conclusiones

La verdad es que no habíamos tenido contacto con una Mi Band desde el primer modelo y nos ha sorprendido gratamente. Y es que pese a que mantiene un diseño muy similar la evolución ha sido notable, ofreciendo un seguimiento bastante aceptable de la actividad física y los pasos con un peso ínfimo, que hace que olvidemos que la llevamos puesta, y una autonomía brutal.

Pero lo mejor de todo es que podremos personalizar al máximo la smartband tanto a nivel watchfaces como con una interminable lista de correas compatibles para adecuarla a nuestro look.

En lo referente al precio, podemos adquirirla por 31€ en Amazon

Por todo esto otorgamos los Galardones de Prestaciones y Calidad Precio de Game It a la Xiaomi Mi Band 5

Categories
Análisis HardwareAndroidGame ItiPhone OSTecnología

Generación del 82, me encanta el mundo de los periféricos, el hardware y los videojuegos. Llevo GameIt en la sangre
    No Comment

    Leave a Reply

    *

    *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Últimos posts

    RELATED BY