Xiaomi Redmi Note 9 Pro, review completa en español

Analizamos uno de los reyes de la gama media, el Xiaomi Redmi Note 9 Pro...

Continuamos explorando el amplio catálogo de Xiaomi para mostraros, en esta ocasión, uno de los terminales de la serie Redmi (calidad/precio), más concretamente el Xiaomi Redmi Note 9 Pro. Estamos ante un terminal en el que destacan un diseño atractivo, un rendimiento más que suficiente y un precio ajustado, manteniendo unas especificaciones y precio que lo hacen bastante competitivo en la reñidísima gama media de la telefonía.

El Xiaomi Redmi Note 9 Pro

Comenzamos repasando las especificaciones técnicas del terminal, con un SnapDragon 720G acompañado de 4/6 Gb de RAM Y 64/128 Gb pudiendo ampliar su almacenamiento interno mediante la utilización de microSD de hasta 512 Gb. La encargada de alimentar todo esto es una generosa batería de 5020 mAh dotada de carga rápida de 33 W. Físicamente hablando, el terminal cuenta con unas dimensiones de 165.75 x 76.68 x8.8 mm y un peso de 209 gramos. El panel escogido para el Xiaomi Redmi Note 9 Pro es un IPS LCD de 6.67” con resolución 2400 x 1080 px, 60 Hz de frecuencia de respuesta y 450 nits. Por último, encontramos NFC, Bluetooth 5.0, GPS, jack de 3.5 mm, puerto infrarrojos, dual SIM y sensor de huellas en el lateral. En el apartado cámaras encontramos una cuádruple cámara en la trasera con los siguientes sensores:

  • Sensor principal de 64 mpx con apertura f/1.89
  • Ultra gran angular de 8 mpx con apertura f/2.2
  • Sensor macro de 5 mpx
  • Sensor de 2 mpx para análisis de profundidad

En el frontal encontramos un único sensor de 16 mpx con apertura f/2.48.

Si pasamos a ver físicamente el terminal encontramos una trasera en la que destaca un abultadísimo módulo central para su cuádruple cámara. Esta ubicación hace que no nos estorbe o choque nuestra mano al cogerlo y que no se tambalee al apoyarlo sobre la mesa (aunque personalmente no es algo que me moleste mucho, la verdad). Si continuamos con la trasera, destaca un acabado metalizado y reflectante que, como bien sabéis, es un auténtico imán para las huellas dactilares y la suciedad. No obstante, y pese a que es un terminal relativamente grande, es bastante cómodo de usar y cuenta con un buen grip que se ve reforzado por la funda que incluye en el embalaje (aunque aumenta aún más su grosor).

Al pasar a ver la distribución de todos sus elementos vemos que los botones de volumen y el lector de huellas se encuentran en el lateral derecho, dejando el izquierdo para la bandeja de la SIM. En el borde inferior encontramos el conector Type C, altavoz y conector jack dejando la zona superior totalmente desierta.

Por tanto, contamos con un frontal totalmente limpio con una cámara ubicada en un agujero en pantalla, en la zona central, y el altavoz superior aprovechando la unión de la pantalla con el marco junto con el LED de notificaciones

Vuelven los paneles planos y sobreviven los IPS

Como ya hemos destacado anteriormente el panel escogido para este Xiaomi Redmi Note 9 Pro es un IPS de 6.67” y resolución FullHD+ y un brillo máximo de 450 nits. Por tanto, el panel cumple tanto en resolución, ofreciendo una imagen bastante buena, como en brillo, ya que permite la visualización de la pantalla a pleno sol. No cumple tan bien el ajuste automático de brillo ya que, a pesar de que se ajusta rápidamente y de forma gradual parece estar siempre un punto más alto de lo que debiera (aunque bajo mi punto de vista mejor alto que bajo). El panel carece de las típicas curvas laterales que tan de moda estuvieron el año pasado, consiguiendo evitar así el aspecto negativo de este tipo de pantallas como son la sombras laterales, toques accidentales y disminución de los ángulos de visión. En lo referente al tipo de panel, destacar que pese a que la experiencia es inferior a la de un AMOLED hay que tener en cuenta que son más baratos y consumen menos, por lo que nos afectará menos al bolsillo y a la autonomía del terminal. Otro aspecto que vemos “menos TOP” es la frecuencia del panel, haciendo inciso otra vez en los dos beneficios que hemos señalado anteriormente (autonomía y ahorro) y que, realmente, salvo en algunos juegos y apps específicas no lo vamos a echar mucho en falta. En lo referente a los colores, para variar nos llega con una pantalla algo fría y con la saturación algo elevada aunque, como bien sabéis, es algo que se puede ajustar a la perfección desde MIUI por lo que no supone un gran problema.

Hardware o software, algo falla en este Xiaomi Redmi Note 9 Pro

A priori el terminal nos llega con un tándem que, pese a no ser una bestia, promete cumplir bien en el apartado de rendimiento. No obstante, y pese a tener 6 Gb de RAM, encontramos cierto retraso cuando empezamos a hacer uso de la multitarea para pasar de una app a otra o al iniciar apps o juegos pesados. No obstante, no es algo excesivamente acuciado y, curiosamente, luego no lo notamos una vez estamos dentro de la app o en plena partida. Por tanto, y no sería la primera vez, acuciamos esos pequeños tirones o delays a la hora de cambiar de una app a la otra o al cargar nuestros juegos al propio MIUI (la capa de personalización de Xiami) que, como bien sabéis, es estéticamente deslumbrante y cuenta con una personalización brutal pero una optimización no tan exquisita y, en ocasiones, nos produce este tipo de problemas. No obstante, y para un gama media, no llega a ser molesto y no produce cierres o crasheos por lo que esperamos que, como de costumbre, se acabe solucionando con una actualización del sistema (aunque llegue más tarde que pronto). Por último, y para cerrar este tema, os dejamos la batería de tests sintéticos que suelen acompañar nuestras reviews de telefonía.

Prescinciendo del zoom para integrar macro

Algo que nos ha llamado la atención del Xiaomi Redmi Note 9 Pro es que en su tándem de cámaras traseras encontramos prácticamente de todo aunque se opta por un macro dedicado en lugar de telefoto, y se prescinde de estabilización óptica en todas sus lentes. La verdad es que, para ser honestos, no nos parece una decisión muy acertada puesto que, salvo contadas excepciones, el gran público suele utilizar más el zoom óptico en un uso cotidiano (para fotos familiares, actividades deportivas de los peques y demás) que realizar macros para fotografiar objetos pequeños a distancias mínimas.

Dejando esto aun lado, el funcionamiento de las cámaras es bueno destacando, como de costumbre en Xiaomi, el funcionamiento del modo retrato que, nuevamente, funciona tanto con objetos como con personas. Destacar que una vez iniciamos la grabación de vídeo la app no nos dejará cambiar de lente, algo que recorta las posibilidades si estamos grabando objetos en movimiento.

En esta ocasión vemos que el apartado fotográfico es bueno, pero no sorprende en exceso, con un rango dinámico algo justito y colores más bien apagados (cuando lo normal es que se pasen de saturación) contando con un HDR que funciona bastante bien (quizás es lo que mejor funcione en el apartado fotográfico tras el modo retrato) y que evita el quemado del cielo que es prácticamente omnipresente en todas las fotografías en auto y que se acentúa aún más con el uso del gran angular. No obstante, esto es algo que suele ocurrir bastante y que se solventa activando el HDR.

Obviamente si en condiciones de buena luz encontramos un apartado fotográfico bueno las cosas empeoran al pasar a las peores condiciones, con unas fotos con algo de ruido y poca definición con el sensor principal y un gran angular totalmente desaconsejado. El modo noche se limita a alargar el tiempo de exposición aunque el resultado mejora bastante.

Os dejamos con una buena muestra de todo lo que puede dar de sí el terminal en el apartado fotográfico

En el apartado de vídeo vemos la otra cara de la moneda en cuanto a colores, obteniendo una saturación elevada en los mismos. En lo referente a la estabilización automática, funciona bastante bien a 1080p tanto con el sensor principal como con el gran angular y cojea algo a 4k, como es habitual.

Autonomía: 5020 mAh que dan para mucho

En lo referente a la autonomía, hemos usado el terminal como nuestro dispositivo de cabecera usándolo con un ritmo bastante frenético: gestión de varias cuentas de correo con mucho movimiento, las redes sociales de la web, comentarios, mensajería instantánea, muchas llamadas de teléfono, casi siempre fuera de casa sin WiFi, música en streaming para entrenar… Y aún así hemos conseguido superar la barrera de las 5 horas de pantalla. Si optamos por una medición más objetiva de la batería, en el sentido de que sea orientativo para comparar con otros terminales y no porque sea una cifra real de autonomía, utilizamos el test de batería de PcMark obteniendo la friolera de 20 horas de pantalla

Experiencia de uso y conclusiones

Cuando nos enfrentamos a un gama media solemos hacerlo con cierto temor ya que, quieras o no, los «recortes» deben asomar en algún aspecto. No obstante la experiencia de uso de este Xiaomi Redmi Note 9 Pro es más que satisfactoria en todos los sentidos, es cierto que habríamos apostado por un telefoto en vez de un macro y que las cámaras dejan ver el rango de precios en el que nos movemos cuando escasea la luz, pero si hemos de valorar el conjunto creemos que supera el corte con sobresaliente dado el ajustadísimo precio al que nos llega.

En lo referente al precio, podéis adquirirlo por tan solo 199€ en Amazon

Por todo esto, otorgamos los galardones de Prestaciones, Producto Recomendado y Calidad Precio de Game It al Xiaomi Redmi Note 9 Pro

Categories
Análisis HardwareAndroidGame ItTecnología

Generación del 82, me encanta el mundo de los periféricos, el hardware y los videojuegos. Llevo GameIt en la sangre
    No Comment

    Leave a Reply

    *

    *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Últimos posts

    RELATED BY