LOADING

Type to search

Artículos

9 beneficios poco conocidos que nos aportan los videojuegos

Share

La industria de los videojuegos sigue teniendo su principal énfasis en los juegos de guerra. Los juegos de guerra y de estrategia son los principales tanto para videoconsolas como sobre todo para PCs, de ahí que la industria del videojuego siga realizando su principal apuesta innovadora y de desarrollo en este campo.

Sin embargo, la apuesta y mayor demanda del público de los juegos de estrategia no es casual. Este tipo de temáticas, a diferencias de otros juegos como aventuras, aprendizaje o historia, permiten obtener unos beneficios mentales y personales más allá de la propia diversión. En el ámbito social y de habilidades sociales son conocidos las bondades y beneficios de los juegos de estrategia y guerra, como por ejemplo:

  1. Utilizar toda la capacidad cerebral: cuando estamos tratando con juegos de estrategia el hemisferio izquierdo de la mente desarrolla su máximo potencial con el fin de identificar elementos y herramientas, mientras que la parte derecha del cerebro ayuda a reconocer estrategias, jugadas y seguimientos de control y pensamiento.
  2. Mejorar la resolución de problemas: en los juegos de estrategia y guerra obliga que sus participantes tomen decisiones para cada planteamiento o problema, con el fin de superar barreras, obstáculos y fases, y conseguir así adentrarse más en el nudo del juego. El pensamiento estratégico y la resolución de conflictos ayuda enormemente a desarrollar la intuición y la respuesta rápida.
  3. Mejora el desarrollo cognitivo y retrasa la aparición de enfermedades degenerativas: cuando mantenemos la mente activa a través de los juegos estratégicos y juegos de guerra, somos capaces de prevenir el deterioro cerebral y la aparición de enfermedades degenerativas tales como el Alzhéimer y la demencia senil o Parkinson.
  4. Inculcar y desarrollar valores de superación personal: los juegos de estrategia son quizás el mejor elemento de distracción y motivación para superarse. Cada vez que caemos o no logramos el objetivo, tenemos más información y ganas de llegar al fin, con lo que obtenemos una satisfacción fruto del desempeño y mejora en cada oportunidad. La autoestima y las ganas de superarse entran en juego.
  5. Los juegos de estrategia y la liberación de dopamina. La relación entre dopamina y la actividad en los videojuegops está directamente relacionada. En los juegos de guerra, el hecho de luchar en las batallas y el cuerpo a cuerpo con el contrincante provoca la liberación de dopamina cerebral, lo que conlleva felicidad para nuestro cerebro, y sube en consecuencia nuestra motivación. Recordemos que, por contraposición, este mecanismo es el mismo que propicia las adicciones.

  6. La necesidad de enlazar los sentidos. La gamificación. La necesidad de coordinar vista, oído y movimientos con las imágenes, sonidos y movimientos de forma simultánea hace que intensifiquemos la atención y la inteligencia. A nivel cerebral puede traducirse en la activación total o parcial de diversas regiones del cerebro encaradas de la coordinación, reflexión y actuación. Todo ello se junta para continuar liberando la mencionada dopamina, pero también sirve para estimular el aprendizaje cerebral.
  7. Una mejor toma de decisiones y mejora en la atención. La atención y toma de decisiones en los juegos de estrategia tiene su punto álgido justo antes de empezar batallas, durante la planificación. Antes de empezar cualquier batalla, hay que fijarse atentamente en cómo y por dónde efectuar los movimientos, y decidir en consecuencia cuándo es mejor tomar la decisión, con qué cantidad de recursos, a qué nivel, el beneficio a obtener, etc.
  8. Mejoras en la capacidad de organización y cooperación. En la mayoría de los juegos de estrategia, aun cuando se juego en modo solitario, se requiere de un toque de organización y cooperación, que alcanza su momento más complicado cuanto mayor es el número de jugadores adscritos al mismo grupo de acción. En este caso se necesitaría la cohesión de todos los integrantes del grupo. Las mejoras de organización se pueden extrapolar a nuestros quehaceres diarios, incluyendo el mundo laboral, donde existen trabajos donde la capacidad de organización puede ser la clave de la eficiencia.
  9. Una mayor y mejor planificación y uso eficiente de los recursos. Una de las cosas por las que destacan los juegos de estrategia es la necesidad de mejorar nuestra capacidad de gestión en relación a la organización y cooperación. En el caso de los juegos de guerra y estrategia suelen tener recursos limitados y necesidades de renovación con los que alcanzar objetivos.

Extrapolándolo al mundo real, la capacidad de gestión es el punto clave del futuro de cualquier empresa para que sea eficiente y viable; además de ser una capacidad absolutamente necesaria en cualquier economía familiar. Evidentemente no nos importará tanto “perder” en un videojuego que en nuestro día a día, pero puede sernos de gran ayuda si aprendemos a gestionarnos convenientemente.

En general, los videojuegos de guerra y estrategia pueden incidir notablemente sobre el crecimiento de habilidades sociales y personales presentes en la vida real. Además, concretamente este tipo de temáticas ayudan a resolver problemas más complejos del día a día.

Tags:
David Losada Figueiras

Apasionado del mundo de los videojuegos, cine, música, rol, literatura... todo lo que tenga que ver con la creatividad. Escritor frustado con sus propios guiones.

  • 1

You Might also Like

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.