Become a Legend: Dungeon Quest. Análisis Android

Un roguelike 2D para cualquier momento y lugar
Become a Legend

Los juegos para móviles es uno de los campos más complicados para los desarrolladores. De manera veloz cambian las tendencias y de donde menos te lo esperas surge un gran éxito. El equipo alicantino Inverge Studios se lanza a este mercado y nos trae Become a Legend: Dungeon Quest.

 

Roguelike por definición

Este título arranca con una sencilla introducción que nos enseñará a movernos por las diferentes mazmorras. Una vez tengamos ubicados los diferentes botones y sepamos cual es nuestro objetivo tendremos total libertad para comenzar nuestra aventura.

Lo que nos trae Become a Legend: Dungeon Quest es lo que hemos visto muchas veces en otros roguelikes. Reúne todas las características básicas del género: mazmorras, creación procedural y una única vida para llegar hasta el final, esto último con una pequeña excepción.

Nuestra misión será la de superar 9 mazmorras, cada partida serán diferentes, hasta llegar a la habitación del monstruo final y derrotarlo. En cada habitación encontraremos enemigos y diferentes peligros. Quizá la variedad de enemigos sea algo escueta, pero esto se suple con cañones estáticos y móviles y trampas que reaccionan a nuestro paso para lograr un auténtico reto. Cada vez que superamos uno de los niveles tendremos que elegir una entre tres nuevas habilidades/mejoras que estarán disponibles.

Los 9 niveles que componen cada partida están divididos en tres fases diferentes. Cuando superamos cada una de estas fases los enemigos se vuelven más rápidos para complicarnos todavía más nuestro paseo por las mazmorras. La primera vez que nuestra barra de salud se vacíe en cada partida tendremos la posibilidad de revivir, viendo un anuncio si tenemos la versión gratuita del juego o sin hacerlo si hemos adquirido la versión de pago.

Durante nuestra aventura recogeremos oro que saltará al vencer a algunos enemigos o al romper cofre y objetos que habitan las estancias. Antes de comenzar cada nueva partida podremos invertir este oro en mejorar nuestras habilidades. Golpear más fuerte, tener más maná para lanzar hechizos o aumentar nuestra vida serán algunas de las opciones en las que gastar el oro. Será importante gastar este oro ya que si no lo hacemos perderemos gran parte del mismo como coste de entrada a la mazmorra.

Además, cada vez que superemos uno de los niveles, Become a Legend: Dungeon Quest nos ofrecerá la posibilidad de guardar nuestra partida. Esto, aunque pueda parecer que no tiene demasiada importancia, es esencial. El hecho de poder dejar la partida cada pocos minutos nos permitirá jugar partidas cortas, algo muy necesario para que un juego móvil triunfe.

 

Dificultad en la sencillez

La variedad de movimiento que tiene nuestro protagonista en Become a Legend: Dungeon Quest es bastante limitada. Andar hacia adelante y atrás, salto simple y doble, atacar con la espada y lanzar hechizos. A pesar de lo sencillo que se presentan los controles, el juego logra una creación de escenarios que nos obligan a esforzarnos al máximo si queremos llegar hasta el final. Si podemos sacarle una pega a este punto, es que la creación procedural de los niveles en ocasiones provoca que el primer nivel sea más complicado que los siguientes de la misma fase, por lo que la curva de dificultad puede ser un poco extraña.

En cuanto al apartado técnico del juego, hay que reconocer que Become a Legened: Dungeon Quest funciona correctamente sin fallos que empeoren la experiencia. Los enemigos siempre se mueven a la velocidad que deben y no hacen movimientos extraños, los cañones disparan siempre con la misma cadencia, en definitiva, todo funciona como debe. Donde más flojea el título es en el apartado sonoro que nos deja un poco fríos durante nuestra estancia en las mazmorras.

Por último, comentar que, como no podía ser de otra manera siendo un estudio nacional, el juego está en un completo castellano.

 

Conclusiones de Become a Legend: Dungeon Quest

Este último trabajo de Inverge Studios cuenta con una muy buena factura y es visualmente agradable. Esto sumado a la posibilidad de dejar la partida en Stand-by cada pocos minutos y su entretenida propuesta convierte a Become a Legend: Dungeon Quest en una opción ideal para esos viajes en metro o en autobús de corta distancia.

También hay que agradecer al equipo desarrollador por brindarnos la posibilidad de disfrutar la experiencia completa del juego sin pasar por caja, siempre que no nos importe tener publicidad durante nuestro tiempo de juego.

Become a Legend: Dungeon Quest
7.5
Become a Legend: Dungeon Quest
The Good
  • Permite jugar partidas de pocos minutos
  • Cada partida es diferente
  • Controles sencillos
The Bad
  • Curva de dificultad irregular
  • Aspecto sonoro poco trabajado
  • Muy bueno
    7.5
Categorías
AnálisisAndroid

RELACIONADO