Call of Duty: Modern Warfare Remastered. Análisis PS4

Analizamos la remasterización de uno de los clásicos de Call of Duty

Ya tenemos en nuestras manos la nueva entrega de Call of Duty, uno de los juegos más esperados entre los fans de esta saga. Se trata de una versión remasterizada, tanto para consolas como para ordenador, de Modern Warfare. En Game It hemos tenido la posibilidad de probar su campaña, donde a continuación os plasmamos las primeras impresiones y así podréis comprobar con vuestros propios ojos cómo ha sido su renovación.

Remasterizando un clásico

Si algunos de vosotros no tuvisteis la oportunidad de disfrutar del juego original del año 2007, sólo deciros que con Modern Warfare quisieron hacer un cambio radical a esta saga trasladando sus anteriores juegos de guerra a un contexto más contemporáneo, es decir, más actual. Este aspecto no es muy novedoso, pero fue suficiente para dar un empujón a la saga.

Vamos a hablar de lo que hemos podido comprobar a nivel gráfico. El juego ha sufrido casi completamente un lavado de cara, por lo que no habría pasado nada si hubiese llevado como subtitulo “remake” en vez de “remasterización”.

A nivel de gráficos señalamos como principales mejoras las de iluminación y texturas, ya que dan la sensación de que los mapeados del juego lucen más que en la versión original, dándonos la impresión de que su modelado y el proceso de texturizado han partido de cero. Han empeñado un duro trabajo, ampliando el número de soldados o incluyendo nuevas opciones jugables, como puede ser la sección para el entrenamiento con explosivos en la zona del tutorial. Otro de los puntos favorables es la gran estabilidad en la tasa de frames, estando la mayor parte del tiempo en 60 y bajando, a lo sumo, a 50.

Call of Duty: Modern Warfare Remastered

Pequeños detalles

Si nos fijamos en los detalles vemos varios guiños a sus fans como el logro/trofeo: paradoja temporal, aspecto muy curioso ya que nos dan la oportunidad de matar a uno de sus protagonistas, provocando que no existan nuevas secuelas. No diremos más para evitar caer en spoilers pero, si realmente tenéis curiosidad, en YouTube hay un par de vídeos del trofeo en sí.

Sin embargo, no todo está perfecto en esta remasterización. Encontramos ciertas carencias gráficas, lo que provoca que esta revisión de CoD se encuentre un escalón por debajo de algunos juegos punteros de la actual generación. No obstante, podría parecer un juego sacado a la venta en 2016.

Reinventarse o morir

A nivel de jugabilidad, no encontramos ninguna modificación/mejora de las mecánicas clásicas, aunque no se echan en falta. Este juego ha envejecido muy bien, sin quedar anticuado, por lo que entendemos su preferencia a la hora de mejorar gráficos y audios para dejar un poco de lado el aspecto de la jugabilidad. Si hay algo que funciona, no lo toques.

Pero, todo hay que decirlo, en cuestión al audio del juego no hemos notado unas mejoras tan potentes como la experiencia visual. A nivel de efectos sonoros sigue presentando varias carencias y fallos que encontrábamos en la versión original. Sin embargo, cabe destacar lo bien que suena el toque en alta definición que le han dado al universo y realmente ayuda a la experiencia del juego. Por lo tanto, simplemente han añadido unas pistas más al audio que ya conocíamos.

Con respecto al multijugador que nos trae este Call of Duty Modern Warfare Remastered decir que este respeta en todo su esplendor al original, que salió hace ya casi diez años atrás en la pasada generación. Una vez dentro de la partida estaremos ante una jugabilidad frenética, pero mucho más pausada con respecto entregas actuales. También nos encontramos con las tres rachas de baja preestablecidas como el radar, ataque aéreo y helicóptero, nada de tener miles de rachas a nuestra elección como ocurre actualmente, aquí es todo por igual y para todos.

Call of Duty Modern Warfare Remastered cuenta con un gran nivel de modos de juego a disfrutar, los podemos encontrar divididos en tres estilos: Estándar, Extremo y Vieja Escuela. Según dónde decidamos jugar tendremos unas reglas u otras. En caso de Estándar ofrece la jugabilidad tradicional; por su parte Extremo nos quitará de pantalla el HUB, nuestra vida se verá reducida y estará activado el fuego amigo; mientras que en Vieja Escuela estarán bloqueadas todas las clases, la salud es mayor pero sin regeneración y las armas se recogen del suelo.

Si decidimos jugar en Estándar nos encontraremos con los clásicos: Duelo por Equipos, Contra Todos, Baja Confirmada, Dominio, Buscar y Destruir, entre un gran número de modos. En Extremo tenemos Duelo por Equipos, DPE Mercenario, Baja Confirmada, Buscar y Destruir, y Cuartel General. Mientras que en Vieja Escuela los modos son muy reducidos, pero aun así podremos jugar a tres de los más demandados: Duelo por Equipos, Contra Todos y Baja Confirmada. Todos estos localizados a lo largo de 10 mapas multijugador del título original y variando en cantidad de jugadores según el modo de juego, llegando hasta los 18, pasando por el 6vs6 o incluso 1vs1.

Call of Duty: Modern Warfare Remastered

Conclusiones Call of Duty: Modern Warfare Remastered

La remasterización de Modern Warfare es el claro ejemplo de cómo se debe trasladar un juego a la nueva generación. Cuenta con todo lo bueno del juego original y, además, mejora su faceta gráfica y jugable para dar la impresión, casi al cien por cien, de que estamos ante un juego que, sin ningún tipo de titubeo, da el pego de ser un juego actual. Una lástima que no se venda por separado…

Call of Duty: Modern Warfare Remastered
8
Call of Duty: Modern Warfare Remastered
The Good
  • Una mejora gráfica que le sienta la mar de bien.
  • Un multijugador clásico y frenético...
The Bad
  • Problemas con la IA.
  • ...pero con limitaciones respecto a títulos actuales.
  • Su precio y que no se venda por separado.
  • Nota
    8
Categorías
AnálisisGame ItMicrosoftNoticiasOpiniónPCPlataformasPlayStation 4SonyVídeosXbox One

RELACIONADO