Destiny: La Casa de los Lobos. Análisis Xbox One

Tras un largo tiempo ha llegado el segundo capitulo de las expansiones de Destiny conocido como «La Casa de los Lobos». En esta ocasión nuestra aventura girará alrededor de...

Tras un largo tiempo ha llegado el segundo capitulo de las expansiones de Destiny conocido como «La Casa de los Lobos». En esta ocasión nuestra aventura girará alrededor de la traición de los caídos de la Casa de los Lobos bajo el mando de Skrolla, que se autoproclama Kell de los Kells bajo el amparo de una antigua profecía y busca desesperadamente unir a todas las Casas bajo su estandarte.

Todo comenzará con una petición de la Reina que, tras felicitarnos por nuestros logros en el pasado, abrirá el arrecife a los guardianes para que ayuden en su nueva lucha contra los sublevados que han matado a su guardia. Esta venganza nos llevará por una serie de misiones de historia a las que accederemos a través de la nueva zona social del arrecife. En ella, iremos a la caza del Krell de los Lobos a través de Venus y la Tierra con la asistencia de Petra Venj, la emisaria de la Reina, y Variks, un caído de la Casa del Juicio; nuestro objetivo: Skolas.

Además del nuevo lote de armamento, dispondremos de la opción de mejorar las armas y armaduras de leyenda o superior con la opción «Subidón» a nivel 34 (365 daño de arma y 38 de luz la armadura). Esta vez se corrige el método para actualizar las armas del anterior DLC, en el cual no solo nos dejábamos todo el lumen en ello sino que tras actualizarla había que conseguir subir su nivel de experiencia al máximo nuevamente con todo lo que ello conlleva. Esto es un punto positivo a favor de Bungie que escucha el feedback de sus usuarios y atiende al sentido común.

Destiny-House-of-Wolves-Expansion-Confirmed-to-Arrive-on-May-19-478278-2

Respecto al contenido, tras una decente cadena de historia a modo introductorio y un nuevo asalto en la Luna en el que venceremos a un Kell Mercenario, desbloquearemos dos nuevas zonas: El Presidio de los Ancianos y Las Pruebas de Osiris. La primera de ellas, PvE, fue uno de los puntos más criticados mientras se esperaba la llegada de esta expansión porque dejaba de ser una Incursión (Raid de 6 jugadores) para ser una arena en modo horda (Raid de 3 jugadores), en la que nos enfrentaremos a diversos retos propuestos según el tipo de enemigo, es decir, una arena PvE. Y, en segundo lugar, tenemos Las Pruebas de Osiris que enfrentarán a jugadores en arenas de guardianes en equipos, compuestos por tres miembros durante una serie de rondas, a mayor número de rondas ganadas, mayor recompensa.

Podemos decir que, más que una expansión, es un contenido añadido que recicla muchos elementos básicos del juego y añade nuevos modos que se presentaban necesarios, como consecuencia de la escasez de contenido que sufría Destiny tras recibir su primer DLC durante las pasadas navidades, ofreciendo a los guardianes de nivel máximo únicamente dos incursiones como reto en PvE y el Crisol como reto PvP. Además, no nos toma más de un par de tardes «arrasar» con el contenido nuevo ofrecido por Bungie para lo que se presentaba como un juego con una duración ilimitada para toda la generación, un buque insignia que íbamos a asociar a esta generación de consolas. No hay que olvidar que el precio de estas expansiones de Destiny es de 19,99 € cada una y 29,99 € en paquete, un precio bastante alto para lo que representan individualmente.

Screenshot-Original

Sin embargo, caeríamos en error al valorar cada una por separado porque, al fin y al cabo, este juego es un universo interconectado y se aprecian mejoras bastantes atractivas a nivel general con la llegada de nuevos contenidos y, si bien es cierto, que son correcciones de feedback sobre aquellos elementos mal planteados en el título inicial, es probable que estos cambios no hubieran llegado de otra forma. Lo que aporta La Casa de los Lobos son nuevos retos que vienen a complementar los que había hasta ahora sin intención alguna de cerrar contenido antiguo y dejar atrás la Cámara de Cristal o el Fin de Crota, sino que, más bien, su intención es darle una nueva y larga vida hasta la próxima expansión que llegará después del verano: Comet.

En conclusión, sí, merece la pena por las posibilidades que añade si quieres seguir jugando a Destiny de forma constante, las mejoras que trae son indispensables y necesarias, aunque no han solucionado todos los problemas/carencias del juego, pero renuevan su jugabilidad y traen dos propuestas innovadoras: El Presidio de los Ancianos y Las Pruebas de Osiris. Además aumentan la motivación para seguir participando en las anteriores incursiones, gracias al nuevo sistema de actualización del equipamiento antiguo que, ahora sí, por fin es coherente y rompe con el anterior sistema a través de «Xür».

[yframe url=’http://www.youtube.com/watch?v=ztoBAD6AAcY’]

Categorías
MicrosoftPlataformasPlayStation 3PlayStation 4SonyUncategorizedVídeosXbox 360Xbox One

Entre la Xbox One y el PC, ¿demasiados juegos?.

    RELACIONADO