InWin 101

InWin 101. Análisis y unboxing

Un diseño increíble con panel de vidrio templado

InWin es  una marca que nos tiene acostumbrados a ofrecer unos chasis con unos acabados difíciles de encontrar y con unos materiales de muy alta calidad. Sus diseños suelen ser muy sobrios y elegantes aunque también tienen cabida los más llamativos y coloridos. En esta ocasión os queremos mostrar un chasis que se puede definir como elegante pero que también busca destacar y ser el centro de las miradas, se trata del InWin 101, un chasis en formato semitorre de dimensiones reducidas aunque muy espaciosa y que llega con un lateral de vidrio templado.

Antes de continuar queremos dar las gracias a InWin por ceder el material para su análisis.

Especificaciones técnicas

Vamos a ver que especificaciones técnicas nos aporta el fabricante acerca de esta InWin 101:

Como podemos observar, estamos ante un chasis en formato semitorre, compatible con placas ATX, M-ATX y Mini-ITX. La longitud máxima de las gráficas es de 421 mm si prescindimos de colocar un radiador en la parte lateral, mientras que la altura del disipador se sitúa en 160 mm. Es compatible con fuentes ATX de hasta 200 mm y con radiadores de hasta 360 mm en la parte inferior y cuenta con 7 ranuras de expansión PCIE.

Unboxing

Una vez hemos visto las especificaciones, es hora de poder ver como nos llega embalado. Siguiendo con lo habitual, esta InWin 101 nos llega con una gran caja de color marrón con una imagen de la rejilla que encontramos en un panel lateral en la parte frontal acompañada del modelo. En uno de los laterales nos encontramos con las especificaciones que hemos descrito antes ademas de venir acompañadas por algunas de las características destacadas.

Una vez abierta, nos encontramos la InWin 101 bien protegida, acompañada del manual de instrucciones y los accesorios dentro de una bolsa de plástico. En ella se incluye toda la tornillería además del soporte para las tarjetas gráficas.

InWin 101

Es el momento de que analicemos más en detalle lo que está torre nos ofrece. Para empezar, vamos a comentar sus medidas que son de 445 x 226 x 480 mm haciendo que estemos ante un chasis en formato semitorre. Pese a que sus medidas son algo más pequeñas de lo normal, no tendremos ningún problema en poder montar un equipo de alto rendimiento, esto es debido al inteligente diseño de la InWin 101 y su aprovechamiento de cada milímetro para asegurarnos una correcta gestión del cableado así de como un eficiente flujo de aire.

El diseño es algo característico en InWin y este chasis no podía ser distinto, sus lineas elegantes y sus paneles laterales con el panal de abejas característico, nos deja claro porque es una de las mejores marcas en cuanto a diseño de chasis se refiere. Nos llega en dos colores (negro o blanco) con dos iluminaciones distintas dependiendo del modelo elegido, siendo estas en rojo o azul para la parte frontal, donde encontraremos la marca y el botón de encendido. Algo que nos resulta curioso es que se vuelva a colocar la fuente de alimentación en la parte superior ya que es algo que desde hace mucho tiempo se ha cambiado y se sitúa por norma general en la parte inferior del chasis.

En la InWin 101 tendremos espacio más que de sobra para montar casi cualquier componente. Partimos de la base de que admite placas ATX, M-ATX y Mini-ITX, por lo que podremos instalar cualquier modelo de alta gama. La compatibilidad con los disipadores se ve un poco afectada, situándose en tan solo 160 mm de altura pero como contrapartida, podremos instalar sistemas de refrigeración líquida de 120 , 240 y hasta 360 mm, asegurando una correcta refrigeración para nuestros componentes. Respecto a los ventiladores (los cuales lamentablemente no incluye) es capaz de admitir hasta 3 unidades de 120 mm en la parte de abajo además de los dos que encontramos en el lateral y en el que encontramos en la parte trasera todos ellos de 120 mm.

Pese a sus reducidas dimensiones, podremos instalar tarjetas gráficas de hasta 421 mm si prescindimos del radiador delantero y uno de los detalles que más nos ha gustado, es que incluye un soporte regulable para la gráfica que conseguirá que las tarjetas gráficas más pesadas no sufran del tan temido «gpu sag» que viene a producirse cuando, debido al peso, nuestra gráfica comienza a doblarse por la parte trasera ya que no cuenta con la sujeción necesaria. Es muy sencillo de instalar y como hemos dicho antes, resulta muy útil para que los modelos con refrigeración más potente no se doblen por culpa del peso.

Respecto a la distribución interior, la InWin 101, hace uso de un eficiente sistema de gestión del cableado y aprovecha cada mm permitiendo la instalación de dos dispositivos de 3.5″ o de cuatro dispositivos de 2.5″, dos en las bahías frontales y otros dos en la parte trasera de la placa base. además de contar con siete puertos de expansión PCIe. Como hemos dicho, la gestión del cableado es muy importante, ya que con un frontal completamente plano, es un punto a tener en cuenta para que haya una óptima circulación del aire.

En cuanto a la conectividad frontal, tenemos un panel bastante justo con tan solo dos conexiones usb 3.0 y dos puertos jack de 3.5 mm para micrófono y auriculares.

Llegamos a uno de los puntos más interesantes y no es otro que el panel lateral de vidrio templado que nos propone esta InWin 101. No es un panel que ocupe todo el lateral, como ya hemos visto en otros modelos de InWin, si no que tiene unas pequeñas bandas negras que permite que la instalación sea más sencilla y por ende, que corramos menos riesgo de dañar el lateral. Pese a que estéticamente es muy bonito, la fijación para este panel no es la más resistente, ya que se trata de unos pequeños tiradores de plástico que con el uso es probable que sufran bastante. Una mejor opción hubiera sido elegir un sistema de fijación similar al que tiene el otro panel, con dos tornillos «tool-free» mucho más resistentes.

Para finalizar, la parte de abajo cuenta con un filtro antipolvo que evitara que se ensucie en exceso el radiador o el equipo en si, ademas de contar con unas patas de goma anti-deslizante que mejoran bastante la estabilidad del chasis en general.

Conclusiones de InWin 101

El InWin 101 es un chasis que desprende elegancia por todos los lados. Su diseño es muy conservador pero da lugar a que podamos mostrar toda nuestra configuración sin tener una imagen sobrecargada que pueda estropear la estética final. Quizás que no traiga ventiladores o que solo cuente con dos tomas usb para la parte frontal sean un motivo para no valorar su compra, pero por el precio al que llega que no supera los 75 euros y la calidad de los materiales empleados no son razones suficientes para descartar la posibilidad de incluirla en nuestra configuración, ya que por ejemplo nos incluye el soporte para la GPU, algo que seguro necesitaremos. Por eso desde Game It, queremos otorgar a la InWin 101 los galardones de Producto Premium y Producto Recomendado.

Categorías
Análisis HardwareHardwarePC

Diseñador web amante de los videojuegos y el hardware en general. Todo empezó con una NES y un pc con 256mb de ram. Lo demás... ya es historia!

    RELACIONADO