LOADING

Type to search

Cine y Televisión Crítica cine Vídeos

Isla de perros. Crítica

Share

Wes Anderson es un director de una filmografía peculiar pero un estilo marcado que aglutina a partes iguales admiradores y detractores. Yo he de admitir que aunque su estilo cinematográfico no case conmigo, reconozco bastante los méritos de sus primeros trabajos como «Academia Rushmore (1998)» o «Los Tennebaum: Una familia de Genios (2001)«, pero no me sucedió de igual manera con sus siguientes películas como «Life aquatic (2004)» o «Viaje a Dajeerling (2007)«. En ellas empecé a notar cierto desgaste creativo, y que a mi modo de ver estaban cimentadas como una reunión de «amiguetes», en las que el director volvía a reunir a su circulo de confianza para contarnos, bajo el mismo modelo de esquema, una sucesión de personajes marcados por su traumas e interrelaciones del pasado.

Es por eso que no le había vuelto a dar la oportunidad a ninguna de sus películas hasta esta «Isla de los perros (2018)», de la que he salido muy gratamente sorprendido convirtiéndose en hasta el momento, la mejor película para mí de su carrera.

Entrando ya en la trama de la película, el escenario de ficción es de la ciudad japonesa de Megasaki, 20 años en el futuro, y Anderson reconoce una de sus influencias clave como el thriller urbano de delincuencia y corrupción de Akira Kurosawa. Esto se hace especialmente patente en la decisión de hacer que el Alcalde Kobayashi (expresado por el coautor Kunichi Nomura) sea una réplica para Toshiro Mifune, la musa de la pantalla del director de los Siete Samurai, su semblante ceñudo mirando desde vallas publicitarias y noticiarios .

También hay sugerencias de la elegancia formal de muchos elementos del folclore japonés, tales como «el teatro Kabuki«, el acelerado peligro de las películas antiguas de monstruos japoneses y los frenéticos derroches de anime. Y es por eso que creo que esta vez el director acierta al enfocar la película en el mundo de la animación, dado que es un género que permite plasmar de mucha mejor manera este grandioso homenaje que realiza el director a todos los elementos de la cultura japonesa. Esto es algo que no solo se aprecia en este aspecto, sino en el gran acierto de que los perros no entiendan a sus amos porque estos se expresan en japonés, mientras ellos son de habla inglesa (recomiendo verla en versión original para que se note la flema que le aportan en su tono todo el maravilloso elenco de voces originales: Bryan Cranston, Bill Murray, Jeff Godblum…). Este es el otro gran acierto de la película, porque la empareja a través de esa animación de marionetas con los mejores momentos del cine cómico mudo clásico a la hora de que los perros intenten entender a los humanos.

Pero la alfabetización cinematográfica sofisticada de la película es más una ventaja para los aficionados, que una parte esencial del disfrute de este cuento original sinuoso. . A pesar de la especificidad de su entorno, Isla de perros es una gran parte del universo excéntrico de Anderson; sus imágenes vibrantes e inventivas y el rechazo de sus héroes ingeniosos para inclinarse ante una autoridad opresiva. De hecho, en su postura rebelde contra los líderes corruptos manipulando la verdad para esparcir el miedo y perseguir a las minorías, la película tiene una corriente política que se siente bastante oportuna.

isla de perros

Atari, de 12 años (voz de Koyu Rankin), es el pupilo del alcalde, un huérfano cuyos padres fueron asesinados en un trágico accidente. Spots era su compañero y su guardaespaldas canino. Él y Atari usaban auriculares que servían como un dispositivo de rastreo. Atari planea usar su auricular para ayudarlo a encontrar a su querida mascota. Después de aterrizar su avión en la isla, Atari se encuentra con el grupo de perros alfa que sirven como los personajes principales de la película. Son un equipo heterogéneo para decirlo menos, y a pesar de nacer y criarse en Japón, no entienden nada del japonés (vuelvo a mencionar este elemento a mi modo de ver de lo mejor de la película).

Está Chief (voz de Bryan Cranston), que se cree el líder del grupo a pesar de la dependencia del grupo para decidir democráticamente cada decisión. (Chief siempre toma el único voto en contra del grupo, dejándolo impotente ante cualquier situación.). Chief se asoma al margen, un extraviado que cuestiona sus instintos de gruñido en momentos de introspección existencial: «No soy un perro violento, no sé por qué muerdo». Entre ellos se encuentra una banda  nominalmente dirigida por Rex (Edward Norton), que abriga los recuerdos de las tardes junto a la chimenea. También está la ex mascota deportiva Boss (voz de Bill Murray), quien todavía lleva la camiseta de su equipo, y el bigote de la estrella comercial de comida para perros King (voz de Bob Balaban), y Duke (voz de Jeff Goldblum), que es tan chismoso que avergüenzaría a cualquier periodista de los debates de la TV pública. Cuando no se obtiene información de un perro PUG llamado Oracle, los perros confían en los chismes como su principal medio de información. Tal vez parte de esta posible desinformación ayudará a Atari a encontrar Spots. Scarlett Johansson se presenta como la única perra que tiene un diálogos en el papel de Nutmeg, interés amoroso de Chief,  envidiando su pedigrí: «Perteneces a algún lado. Tienes papeles».

De vuelta en Megasaki, un científico amante de los perros, interpretado por Ken Watanabe («El ultimo Samurai»-2003), está probando un suero antídoto contra la gripe canina que ha creado con su colega Yoko (expresado por Yoko Ono, lo adivinasteis). El alcalde amante de los gatos tiene razones nefastas para evitar que el suero tenga éxito, y no está por encima del asesinato como método preventivo. A juzgar por esto, tengo la sensación de que a Wes Anderson no le gustan los gatos. Como una persona perro, entiendo. Pero los amantes de los gatos pueden encontrar que su chivo expiatorio aquí es un poco problemático.

isla de perros

Mucho, mucho más problemático es el personaje de Tracy (voz de Greta Gerwig). Tracy es una estudiante de intercambio que investiga la expulsión de perros para el periódico escolar. Ella es la única persona de raza blanca en «Isla de Perros» y es la salvadora blanca de la película. Es ella quien moviliza a los manifestantes contra el alcalde, levantando la mano en un aspecto sospechosamente parecido al saludo del Black Power (que Anderson interpretó por última vez en un lobo en «Fantastic Mr. Fox»). Hablando de Black Power, Tracy luce un peinado que normalmente encontrarías en las personas  de raza negra o, de manera menos extrema, en Art Garfunkel.

Como la mayoría de la gente del pueblo está en contra del decreto del alcalde, este estudiante de intercambio es un personaje completamente extraño que niega a los residentes de su pueblo la oportunidad de ser escuchados. La óptica de su mera existencia es inquietante en una película en 2018.

Conclusiones de La isla de perros

Para aquellos que opten por ver esto en términos de película familiar convencional, Anderson podría ser acusado de arrollarnos, rellenar las capas en una complicación en una historia que es básicamente un clásico viaje de héroe, con múltiples compinches valientes. Pero el encanto único de «Isla de perros» es su bóveda sin fondo de curiosidades: su humor socarrón, divertidas inserciones gráficas y diestros desvíos narrativos. Anderson divide la historia en varias partes con encabezados de capítulos («The Little Pilot», «The Searchfor Spots», «The Rendez-Vous», «Atari’s Lantern») creando una estructura literaria que une la historia discursiva.

Política sobre notas en Game It.

 

Tags:
Néstor Doreste Aguilar

Friki y a mucha honra en el buen sentido de la palabra, adorador de la tierra media y tatooine a partes iguales.Me he criado entre butacas y acomodadores, soy de los que no concibe mejor plan ya sea sólo o acompañado que dejarse envolver por una historia alucinante en un mundo imaginario.

  • 1

You Might also Like

1 Comment

  1. arturito 12/05/2018

    Estimado Néstor:

    De acuerdo en casi todo. Yo también salí del cine gratamente sorprendido, con muchas sonrisas de ese humor inteligente. Coincido también en que Viaje a Darjeeling fue, para mí, un truño, aunque no he visto todas las de Wes Anderson. Grand Budapest Hotel y Moondrive «something» me gustaron mucho, más esta última. Solamente añadir lo mucho que me gustó la banda sonora del músico Desplat, tan caústica casi, como toda la peli, y como melómano destaco la canción, dos veces suena, de la psicodelia californiana de los sesenta, The West Coast Pop Art Experimental Band, » I won´t hurt you». El buen gusto de este cineasta de culto también se extiende a sus bandas sonoras. Aquí lo dejo para celebrar esta película y esta crítica. https://www.youtube.com/watch?v=eMVsRTq1y6w

    Responder

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.