OnePlus 9 Pro, review, pros y contras del último buque insignia OnePlus

Volvemos a contar con un dispositivo móvil en nuestra sección de hardware y lo hacemos con el último gran buque insignia que acaba de llegar al mercado, el OnePlus 9 Pro, un producto conservador dentro de la marca que intenta compensar el talón de Aquiles de OnePlus, el apartado fotográfico, y que implementa su novedoso sistema de carga inalámbrica ultrarápido. Además, encontramos todo lo que se puede esperar de un super gama alta, incluyendo la colaboración con el mítico fabricante de cámaras fotográficas Hasselblad.

Como siempre, antes de comenzar, agradecemos a OnePlus el préstamo del terminal para la realización de la review.

Especificaciones técnicas del OnePlus 9 Pro

  • Especificaciones físicas: 163.2 x 73.6 x 8.7 mm y 197 gramos
  • Pantalla: AMOLED LTPO de 6,7 pulgadas formato 20,1:9, resolución QHD+ (3216 x 1440) y 525 ppp, con tasa de refresco  1-120Hz, color 10 bits, sRGB, Display P3. Opciones extra: sensibilidad hipertáctil, tono cómodo, suavizado de gráficos en movimiento, resolución de vídeo ultra alta
  • Hardware: procesador Snapdragon 888 con 8/12 GB de RAM LPDDR5 y 128/256GB almacenamiento UFS3.1
  • S.O. OxygenOS basado en Android 11
  • Cámaras Traseras:
    • Gran angular: Sony IMX766 de 50 megapíxeles de resolución y apertura f/2.2
    • Sensor principal: Sony IMX789 de 48 megapíxeles de resolución y apertura f/1.8
    • Teleobjetivo: 8 megapíxeles de resolución y apertura f/2.4
    • Sensor monocromo: 2 megapíxeles
  • Cámara frontal
    • Sensor Sony IMX471 16 megapíxeles  de resolución y apertura f2.4
  • Vídeo: 8K 30fps, 4K 30/60/120fps, Super cámara lenta hasta 480fps, time-lapse, editor de vídeo
  • CONECTIVIDAD: 5G, Wi-Fi 802.11 a/b/g/n/ac/ax, WiFi 6, Bluetooth 5.2, NFC, GPS/Glonass/Galileo, USB-C 3.1
  • Batería 4.500 mAh con Warp Charge 65T (65W) y Warp Charge 50 Wireless (50W)
  • PRECIO
    • 8 GB RAM/128 GB: 945 euros
    • 12 GB RAM/256 GB: 999 euros

Diseño conservador que continúa gustando

En lo referente a diseño, OnePlus mantiene las líneas que han caracterizado a la marca desde sus incios, con esquinas redondeadas y bordes curvos para hacer el terminal muy cómodo en mano, manteniendo una trasera conservadora con el módulo de las cámaras alineado en un lateral.

En esta ocasión, el terminal nos llega en un precioso color plata brillante que, personalmente, me ha recordado a mi veterano 3T, aunque con un tono más claro y vivo. En esta ocasión, y como seña distintiva del terminal, el módulo de las cámaras cuenta con el mismo color que el resto de la trasera lo que da un aspecto más luminoso al conjunto y facilita una línea más discreta y una mejor integración.

Obviamente, si tenemos un tono metalizado y, además, pulido y claro tenemos un auténtico imán para las huellas aunque es relativamente fácil de limpiar y, la verdad sea dicha, es un peaje que estamos dispuestos a pagar por semejante estética. Otro peaje típico de este tipo de acabados pulidos es un grip mediocre, cosa que se ha solventado en este terminal con la integración de una funda en el pack del terminal aunque he de reconocer que incluso sin ella el terminal no es excesivamente resbaladizo y se puede llevar sin ella sin ningún tipo de problema. No obstante, también hemos de reconocer que la funda es de muy buena calidad e invita a usarla.

Si pasamos al frontal encontramos unos marcos mínimos y bastante simétricos, incluyendo los marcos superior e inferior, contando con una cámara frontal tipo taladro en la pantalla que nos libra de un abultado marco superior o un notch, aunque todo es cuestión de gustos. En lo referente a la botonera, encontramos la tecla de encendido y el botón deslizable típico de OnePlus para gestionar los modos de silencio y vibración en el lateral derecho y los de volumen en el izquierdo, con un comportamiento y ergonomía impecables (como de costumbre en OnePlus). Destacar, como siempre que tocamos un OnePlus, que dicho interruptor deslizable crea dependencia si cambias el modo de notificación con cierta frecuencia, siendo sumamente cómodo y práctico.

Una pantalla top para el OnePlus 9 Pro

La pantalla es, sin lugar a dudas, uno de los alicientes para hacerse con el modelo Pro de esta última generación de OnePlus, implementando algunas novedades que harán las delicias de los más gamers y que, por el contra, un gran número de usuarios pasarán por alto. La pantalla, como hemos visto en la tabla de especificaciones, es una AMOLED LTPO con resolución QHD+ y que llega hasta los 120 Hz de resolución. Pero… ¿qué es LTPOl? Pues, a pesar de que parece algo sumamente innovador, la verdad es que esta tecnología la hemos visto en varios terminales de los que han pasado, a lo largo de este 2021 (como poco) por nuestra redacción. Es, simple y llanamente, que la tasa de refresco de la pantalla se adapta automáticamente al contenido que estamos viendo, evitando así el drenaje de batería de los 120 Hz en apps que no tienen soporte para dicho refresco de pantalla y disfrutando de tasas altas cuando están disponibles. Gracias a esto, y según el fabricante, podremos hacer que la pantalla ahorre hasta un 50% de energía aunque, la verdad sea dicha y tomando como punto de referencia otros terminales, el ahorro no es tan bestia.

La experiencia de uso de la pantalla es, como de costumbre en OnePlus, exquisita tanto en definición, brillo y fluidez contando con un amplio repertorio de ajustes para dejarla totalmente a nuestro gusto de forma sumamente sencilla e intuitiva.

Sonido top para una experiencia multimedia sobresaliente

El OnePlus 9 Pro mantiene el doble altavoz y sonido estéreo característico de la marca, con un sonido claro, potente y libre de distorsiones en volúmenes altos. Además, encontramos Dolby Atmos y sus correspondientes ajustes aunque, como de costumbre, muchos de ellos solo son disfrutables si utilizamos auriculares (que, como es obvio, deberán ser Type C o Bluetooth).

En lo referente a la ubicación de los altavoces, contamos con el principal en el marco inferior y un secundario escondido entre el marco y la pantalla del borde superior, contando ambos con un funcionamiento impecable y ofreciendo una experiencia de uso bastante buena.

Experiencia de uso y tests

Hablando de un buque insignia de un fabricante como OnePlus, es obvio que íbamos a encontrar el tope de gama de Qualcomm, el Snapdragon 888, y con una ingente cantidad de RAM (en nuestro caso el modelo de 12 Gb) que hacen que el terminal sea un auténtico cohete tanto en un uso “estándar” como en los juegos más top. Obviamente, y para ser totalmente claros en este sentido, hemos realizado la típica batería de tests de rendimiento al terminal, y os dejamos por aquí las capturas.

En el apartado biométrico, encontramos tanto un sensor de huellas óptico integrado bajo la pantalla como desbloqueo facial 2D contando ambos con un funcionamiento exquisito y extraordinariamente rápido.

En el apartado software, como de constumbre, elogiamos la capa OxygenOS que permite realizar una personalización profunda manteniendo un sistema operativo ágil y con la esencia de Android puro, sin bloatware (a excepción de Netflix y un par de apps propias de la marca) y con un diseño prácticamente perfecto.

Algo que nos ha sorprendido gratamente es la inclusión de un modo juego desde el cual podremos abrir apps en una ventana flotante, ajustar las notificaciones o desactivarlas, grabar la pantalla y realizar capturas y activar el modo Fnatic que maximiza el rendimiento del terminal y desactiva cualquier notificación, alerta o llamada.

Una autonomía justita con una carga rápida brutal

Como hemos dicho en el apartado de pantalla, OnePlus ha hecho todo lo posible para que podamos ahorrar batería y estirar esos 4500 mAh todo lo posible, aunque seguimos teniendo una pantalla con una tasa de refresco alta y un procesador top que, como es obvio, consumen que da gusto.

Como siempre solemos decir, además del tiempo de pantalla obtenido con una carga, que suele ser muy subjetivo dependiendo del uso que hagas del terminal y el tiempo que pases tirando de red móvil, os adjuntamos el test de batería de PCMark que hace las mediciones SIEMPRE en el mismo escenario para que podáis comparar sin ningún miedo con otros terminales analizados. Si nos basamos en una experiencia de uso subjetiva decir que la autonomía del terminal, a mí que hago un uso compulsivo y hardcore del terminal, me da justito para llegar a casa a mediodía con un 20% de batería (y casi 4 horas y media de pantalla usando solo datos).

Ahora bien, si hay algo que ha caracterizado a OnePlus desde que tengo uso de razón es el esfuerzo puesto por la marca en evolucionar su carga rápida. Si optamos por carga cableada encontramos una carga rápida de 65W, pudiendo cargar el terminal al 100% en media hora y al 50% en 10 minutos y sí, se incluye tanto el cargador como el cable en el embalaje.

Si optamos por la carga inalámbrica sí que deberemos comprarlo aparte y, la verdad, compensa muchísimo. Y no solo hablamos de que puede cargar con 50W, que se dice pronto, pudiendo realizar una carga completa en 40 minutos sino que, además, es una auténtica preciosidad.

El apartado fotográfico y la aportación de Hasselbad

El apartado fotográfico de OnePlus lleva siendo un auténtico martirio para la marca desde sus incios y, por ello, han querido ponerle remedio colaborando con un fabricante de renombre del sector, Hasselbad. No obstante, y a pesar de lo que sería más lógico, esta colaboración no tiene absolutamente nada que ver con el apartado lentes, ni sensores, sino que Hasselbad se ha centrado en el ámbito del software realizando tareas como la calibración de los sensores o la interpretación del color que éstos realizan.

La experiencia de la toma de fotografías es bastante buena en términos generales, con una buena exposición y una saturación algo elevada para resaltar algo más los colores (como en prácticamente todos los terminales móviles). Los talones de Aquiles del apartado de fotografía son el teleobjetivo, que cuenta con un zoom de 3,3x, y cuenta con un rendimiento en color más bien pobre y el gran angular, que ofrece imágenes algo más oscuras de lo habitual y con poco detalle en condiciones lumínicas algo adversas.