SilverStone Redline RL07 Game It

SilverStone Redline RL07, unboxing y review

Un diseño asimétrico para llevarse todas las miradas

SilverStone es una marca que tanto por acabados como por materiales, siempre es una opción segura a la hora de elegir un componente. Por eso, en cuanto supimos de su lanzamiento quisimos traeros nuestras impresiones sobre la SilverStone Redline RL07, un chasis que destaca por su diseño y que cuenta con interesantes características que os mostraremos a fondo.

Antes de comenzar queremos dar las gracias a SilverStone por cedernos el material para su análisis.

Especificaciones técnicas

Veamos las especificaciones que nos aporta el fabricante acerca de la SilverStone Redline RL07

Como podemos observar tenemos un chasis que llega en dos colores (negro y blanco) ambos con un panel lateral de vidrio templado y construidos en acero. Es compatible con placas ATX y se le pueden instalar ventiladores de 120 mm y 140 mm tanto en la parte trasera como en la parte frontal. Permite también instalar sistemas de refrigeración líquida y disipadores de hasta 167mm de alto. Cabe destacar que acepta gráficas de hasta 415 mm y que tiene unas medidas algo reducidas para ser un chasis enfocado a la instalación de componentes de gama alta.

Unboxing

La presentación de este chasis es la que solemos encontrarnos cuando compramos esta clase de hardware. Estamos ante una gran caja de cartón en color neutro que cuenta con imágenes del producto en la parte delantera, especificaciones técnicas en la parte lateral y algunas características destacadas en la parte trasera de la misma.

Una vez abierto, nos encontramos el chasis perfectamente protegido mediante dos piezas grandes de espuma que absorberán cualquier impacto asegurando que nos llegue en perfecto estado. Hay que tener en cuenta que se trata de un chasis con un panel de vidrio templado por lo que gracias a está protección reduciremos el riesgo de que esta parte tan delicada pueda sufrir el mínimo daño. Una presentación sencilla para un producto con un acabado visual impresionante.

SilverStone Redline RL07

Es el momento de poder ver con todo el detalle este chasis, pero un producto de este tipo se aprecia mejor con una breve video review, por lo que os dejamos con ella.

El SilverStone Redline RL07 se presenta como un chasis en formato ATX con un diseño asimétrico que consigue que sea el centro de todas las miradas. Sus medidas, de 488 x 465 x 226 mm, son algo comedidas para este tipo de chasis aunque son suficientemente amplias para instalar hardware de alto rendimiento. Las compatibilidades de este chasis hacen que resulte una gran elección tanto si queremos instalar sistemas de refrigeración líquida, coolers de gran tamaño y gráficas más largas o anchas de lo normal, por lo que nuestra única preocupación es montarlo y disfrutar de una build que llame la atención ya sea por su vistosidad o por su potencia.

Un punto muy destacado y que queremos comentar cuanto antes es su diseño. Es innegable que SilverStone ha dado en el clavo con el diseño de esta RL07 y que llama mucho la atención cuando lo vemos. Esta disponible en dos colores, negro con iluminación en rojo y blanco con iluminación en color azul, por lo que tendremos variedad para poder elegir y adaptar el chasis a la configuración de color de nuestros demás componentes. SilverStone sigue apostando por la calidad a un precio bastante atractivo, ya que este modelo llega con un precio inferior a 100€ y nos ofrece características que solemos encontrar siempre a un precio algo mayor.

Seguimos con las opciones de refrigeración, ya que nos ha sorprendido dos decisiones que se han tomado en esta SilverStone Redline RL07. Por un lado tenemos la elección de no incluir ventiladores en la parte superior del chasis, algo que estéticamente es un acierto pero que nos limita ligeramente en capacidad de refrigeración o de ubicación del radiador de un sistema de refrigeración líquida. Por otro lado es la posibilidad de instalar hasta tres ventiladores de 140 mm en la parte frontal que hace que la cantidad de aire que podemos introducir en la caja sea mucho mayor, por lo que entendemos que está decisión es una manera de dar una opción que pueda paliar la falta de ventiladores superiores. Respecto a la compatibilidad con radiadores, podremos instalar de 120/140/240/280 y 360 mm en la parte frontal y 120 o 140 mm en la parte trasera, en la cual viene instalada una unidad de 140 mm con control PWM.

Como hemos comentado antes, es capaz de albergar hardware de alto rendimiento. Esto se debe a un espacioso interior que nos permite una perfecta instalación del hardware, mejorando el airflow y consiguiendo un montaje limpio. Podemos instalar disipadores de gran tamaño (hasta 167mm) y tarjetas gráficas de hasta 415 mm por lo que tendremos un alto porcentaje de compatibilidad. Como es tendencia, encontramos que el interior está dividido en dos cámaras para conseguir aislar el calor generado por la fuente de alimentación, la cual está cubierta con un carenado con el logo de SilverStone que le otorgan un aspecto increíble.

En cuanto a expansiones y conectividad, vemos que la SilverStone Redline RL07 admite hasta siete puertos de expansión PCI. Además tendremos la posibilidad de instalar hasta 6 unidades de 2.5″, todo ello si hacemos uso de las tres unidades de 3.5″ que son adaptables a la medida de 2.5″. El sistema de anclaje de las mismas es de tipo caddy extraíble para las de 3.5 y de caddy fijo para las de 2.5 mm. No podemos dejar de mencionar la conectividad del panel frontal ya que nos encontramos con conexiones para micro/audio, dos puertos USB 2.0 y otras dos conexiones USB 3.0.

Finalmente no podemos terminar la review si hacer mención a su panel de vidrio templado, el cual está ligeramente ahumado, que nos permitirá mostrar nuestras configuraciones de una manera elegante. Este panel está anclado con solo dos tornillos a la caja y hace uso de una pestaña de metal para que quede completamente fijado. Como añadidos a destacar también, queremos mencionar el sistema de gestión del cableado, con cubre cables engomados y el sistema de filtros antipolvo situados en la parte inferior y en la parte delantera que mantendrán nuestros componentes limpios. Hay que destacar que pese a admitir hardware de alta gama, al tener una bahía en la parte inferior que no podremos mover, si decidimos expandirnos con hubs, controladores de iluminación o similares, nos va a suponer un reto la organización del cableado y estos dispositivos ya que estaremos ante un espacio más limitado para colocar bien todo.

Conclusiones

Esta SilverStone Redline RL07 es una opción muy a tener en cuenta si buscamos calidad y diseño sin renunciar a unas buenas prestaciones. Si es cierto que el aspecto de que no tenga ventilación superior puede ser un punto que eche para atrás a posibles compradores, pero lo compensa con la instalación de tres ventiladores de 140 mm en la parte delantera y con un diseño sublime. Silverstone ha mimado esta caja y se nota ya que es completamente de metal, haciendo un uso mínimo del plástico con detalles como filtros de polvo extraíbles que busca que nuestra configuración este siempre cuidada, todo ello sin olvidar que se puede conseguir por menos de 100 euros.

Por eso desde Game It queremos otorgar a la SilverStone Redline RL07 la máxima distinción con los galardones de Producto Premium, Calidad / Precio y Producto Recomendado. Si queréis haceros con ella la tenéis a 94,95 euros en Amazon.es .

Categorías
Análisis HardwareHardwareUnboxingVídeos

Diseñador web y amante de los videojuegos y el hardware en general. Todo empezó con una NES, un perro y un fontanero. Entrar en ese mundo y saber que todo depende de tu habilidad no tiene precio.

    RELACIONADO