Xiaomi Mi Note 10 Pro, review completa en español

Continuamos expandiendo nuestra sección de telefonía móvil con la incorporación de una de las marcas más populares del mercado español, y uno de sus últimos lanzamientos: el Xiaomi Mi...

Continuamos expandiendo nuestra sección de telefonía móvil con la incorporación de una de las marcas más populares del mercado español, y uno de sus últimos lanzamientos: el Xiaomi Mi Note 10 Pro.

Como bien sabéis, no estamos dentro de la gama de flagships de la marca, tanto por el procesador que monta como por su pantalla, pero sí que cuenta con una serie de características que hacen que el terminal sea muy interesante como un sensor principal de 108 megapíxeles, una pantalla bastante generosa, batería excepcional, lector de huellas integrado en la pantalla y un diseño bastante atractivo.

Antes de comenzar, agradecemos a Xiaomi el préstamo del terminal para la realización de la review

El Xiami Mi Note 10 Pro

Comenzamos la review centrándonos en el móvil a grandes rasgos, un terminal con unas dimensiones de 157.8 x 74 x 9.67 mm y un peso de 208 gramos. La pantalla, una amoled de 6.47 pulgadas cuenta con resolución FullHD+ y un contraste de 400.000:1. El corazón de este Mi Note 10 Pro es un snapdragon 730G acompañado de 8 Gb de RAM LPDDR4 y 256 Gb de almacenamiento, lo que lo hace idóneo para los amantes de la multitarea con un Diógenes digital bastante avanzado. La batería, de 5260 mAh promete una autonomía brutal aunque, como bien sabéis, depende muchísimo del uso que le demos al terminal y lo que consuma “el músculo” del mismo.

Dejando a un lado las especificaciones técnicas del terminal, en las que iremos profundizando conforme avancemos en la review, lo que más llama la atención nada más sacarlo de la caja son las 4 cámaras traseras + sensor de profundidad. Estas cámaras se disponen en vertical, ocupando hasta la mitad del terminal por lo que cada vez nos acercamos más a los memes que pululan por redes sociales en las que toda la trasera del terminal está plagada de sensores. Las lentes se distribuyen con tres en un módulo y, junto a éstas, el doble flash. Bajo el módulo principal encontramos el gran angular y el sensor de profundidad. Como es habitual el módulo que integra las lentes hace que la trasera del terminal no sea estable y cojee cuando lo dejamos sobre una superficie plana, algo que se soluciona con una funda de silicona que, por otra parte, es totalmente necesaria para evitar las omnipresentes huellas dactilares que dejaríamos en la trasera brillante del terminal. Destacar, ya que hablamos de ir dejando los deditos pegados en la cubierta brillante del terminal, que cuenta con bordes curvos tanto en la trasera como en la pantalla. Esto refuerza muchísimo el grip del móvil aunque conlleva ciertos aspectos negativos en la pantalla como unos ángulos de visión más pobres y mayor dificultad a la hora de encontrar protectores de vidrio templados. El frontal está prácticamente ocupado por pantalla, a excepción de unos discretos marcos superior e inferior y un minúsculo notch en forma de gota en la zona central superior del terminal.

Pasando al perímetro del Xiaomi Mi Note 10 Pro, encontramos una zona inferior totalmente ocupada por el altavoz, conector USB Type C y conector jack de audio, el lateral izquierdo totalmente desnudo agrupando los votones de volumen y el de encendido en el lateral derecho.

Por tanto, y como resumen general en lo que a morfología se refiere, el Mi Note 10 Pro es un terminal con unas dimensiones generosas pero bastante ergonómico, un peso medio y sumamente cómodo gracias a la curvatura del frontal y la trasera aunque, precisamente por dichas curvaturas y el acabado brillante de su trasera, se recomienda encarecidamente usar una funda con el terminal que, por otro lado, viene incluida en la caja. Por último, a nivel biometría encontramos un desbloqueo por huellas francamente rápido y preciso para estar integrado en la pantalla y un reconocimiento facial super rápido que continúa siendo el método hiper rápido para los más impacientes que funciona incluso con mascarilla.

Panel curvo, sí, pero solo con fines estéticos y ergonómicos

Pasamos al panel del terminal en el que destaca, como en muchos flagships, la pronunciada curvatura lateral del panel. Esto cuenta con algunas ventajas pero también inconvenientes, que cada cual ha de valorar con su propia “vara de medir”.

Entre las ventajas encontramos un agarre muy cómodo y una estética sublime, cosa que no hay que desprestigiar en algo que usamos a diario y “lucimos” constantemente. Entre las desventajas encontramos las sombritas que suele generar en los bordes, unos peores ángulos de visión (tampoco es que vayamos a usar el móvil con una vista lateral como puede hacerse con un televisor o un monitor), mayor fragilidad frente a impactos oblícuos y la dificultad que conlleva a la hora de escoger fundas y protectores de vidrio. Además, en otros fabricantes se aprovecha la curvatura del frontal para implementar algunos atajos y submenús o incluir aplicaciones como la regulación del brillo de la pantalla y cosas así, no contando con ninguna utilidad práctica en los smartphones de Xiaomi.

Centrándonos en el panel propiamente dicho, la experiencia de uso que proporciona es sobresaliente tanto en brillo, y su ajuste automático, contraste y color. En lo que a las prestaciones del panel encontramos un FullHD+ (2340 x 1080 píxeles) super AMOLED con una densidad de 398 ppp y diagonal de 6.47”. Si bien es cierto que no son unas prestaciones desdeñables se queda corto para un terminal que bien podría dar un saltito a más definición y, por qué no, una mayor tasa de refresco consiguiendo así entrar en la disputada gama alta. No obstante, dejando a un lado el “cómo habría diseñado yo el terminal” la verdad es que la experiencia a nivel pantalla es bastante buena y ofrece una experiencia más que notable.

Otro aspecto que nos encanta de este Xiaomi Mi 10 Note Pro es la implementación de la pantalla ambiente, para visualizar la información más importante de nuestro terminal sin tener que activar la pantalla. Además, podremos configurarla a nuestro gusto con un buen nutrido grupo de opciones de personalización que caracterizan a todos los ámbitos de MIUI, la capa de personalización de Xiaomi.

Rendimiento suficiente para el gran público

Este es una sección de las reviews relativamente subjetiva, y es que si bien es cierto que hay un pequeño grupo de usuarios que necesita una ingente cantidad de potencia bruta para su día a día la verdad es que la gran mayoría de usuarios se limitan a ejecutar juegos relativamente demandantes, durante periodos cortos de tiempo, y usar el terminal más para matar el tiempo con las redes sociales y juegos casuals que otra cosa. El Xiaomi Mi Note 10 Pro monta un tándem bastante interesante, con un Snapdragon 730G junto a 8 Gb de RAM. Es cierto que este procesador entró de lleno en la gama media pero también lo es que cumple a la perfección en cualquier juego, con bastante soltura y por muy demandante que sea, manteniendo además unas temperaturas relativamente bajas que ayudarán a mantener un terminal relativamente fresco en mano. De hecho, en el único apartado donde sí percibimos cierto lag es en el que menos cabía esperar: en el tratamiento fotográfico durante la realización del píxel bining de las fotografías tomadas con el sensor de 108 Mpx. No obstante, para el resto de usos cumple bastante bien con un uso estandarizado. Por último, y para evitar cualquier tipo de subjetividad en este ámbito os dejamos los tests sintéticos que acompañan a todas nuestras reviews de terminales.

A mayor número de lentes más versatilidad

Llega el momento de entrar en uno de los apartados estrella del Xiaomi Mi Note 10 Pro, su apartado fotográfico. Y es que el terminal cuenta con 5 sensores que le dan una gran versatilidad y, además, el terminal los exprime bastante bien para obtener unos resultados sobresalientes. Los sensores son los siguientes:

• Sensor de 108 mpx con apertura f/1.69, pixel binning 4 en 1 y estabilización óptica de 4 ejes.
• Teleobjetivo x2 de 12 mpx con apertura f/2.0
• Teleobjetivo x5 de zoom óptico, híbrido de x10 y digital de x50, de 5 mpx con apertura f/2.0
• Ultra gran angular 117 grados de 20 mpx con apertura f/2.0
• Supermacro 2 mpx

En la cámara frontal encontramos un sensor de 32 mpx con f/2.0 y pixel bining capaz de grabar vídeo a 1080p 30fps.

Destacar que, como todos los terminales que cuentan con un sensor de 108 mpx, este sensor se suele utilizar para realizar un procesado de la foto llamado pixel binning. En este procesado se “unen o combinan” varios píxeles en uno solo para obtener una fotografía de mayor calidad sin que ocupe el espacio de una foto de 108 mpx, siendo el tamaño el de una de 27 pixeles. Obviamente podemos configurar manualmente un modo para usar este sensor en bruto, pero salvo que vayamos a hacer cartelería o realizar un zoom y recorte en postproducción, tampoco tiene demasiado sentido (y así tampoco, ya que contamos con sensores tele…)

El rendimiento general de las cámaras es excelente en ambientes iluminados y exteriores, con un HDR bastante acertado en prácticamente cualquier situación. Si utilizamos el gran angular se corrige automáticamente la deformación de la lente con un resultado sobresaliente. Cuando la luz escasea la calidad fotográfica se resiente algo, dado que tiende a amarillear la luz (aunque se corrige bastante si usamos el modo noche) pero no obstante el resultado es bastante bueno en lo referente a la aparición de ruido. En el modo retrato el bokeh está bastante bien conseguido, con unos recortes muy precisos aunque cabe la posibilidad de algún recorte borroso en pelo rizado corto (esto pasa en prácticamente todos los terminales independientemente del precio o la gama del mismo) y cumple también bastante bien si utilizamos el sensor delantero (o selfie) para tal cometido. Por último, encontramos un botón de inteligencia artificial que, supuestamente, analiza la escena y ajusta automáticamente los parámetros aunque la verdad es que tiende a sobresaturar algo los colores para obtener imágenes más resultonas pero menos fieles a la realidad. Os dejamos una galería de imágenes tomadas con el Mi 10 Note Pro en diferentes situaciones.

Y cerramos un excelente apartado de cámaras con el “pero” del procesador, y es que es en el cambio de lentes, el procesado de fotos y el cambio entre lentes donde “renquea” el procesador de este terminal haciendo estos cambios de lente algo lentos e imposibilitando el cambio de lente durante la grabación de vídeo.

Y ya que mencionamos el vídeo, casi dejamos en el tintero que utilizando las cámaras traseras podremos realizar vídeo hasta 4K 30fps y cámara lenta a 960 fps a 720p.

Autonomía, la gran baza del Xiami Mi Note 10 Pro

En el apartado de especificaciones del terminal veíamos como la batería apuntaba maneras a ser una de las principales bazas del terminal, y no erramos el tiro. Como de costumbre hacemos uso del terminal como nuestro dispositivo de cabecera usándolo con un ritmo bastante frenético: gestión de varias cuentas de correo con mucho movimiento, las redes sociales de la web, comentarios, mensajería instantánea, muchas llamadas de teléfono, casi siempre fuera de casa sin WiFi, música en streaming para entrenar… Y aún así hemos conseguido superar la barrera de las 7 horas de pantalla. Si optamos por una medición más objetiva de la batería, en el sentido de que sea orientativo para comparar con otros terminales y no porque sea una cifra real de autonomía, utilizamos el test de batería de PcMark obteniendo la friolera de 18h y 39 minutos. En lo referente a la carga, alcanzamos el 73% en 30 minutos y el 100% en 58 minutos, con el terminal apagado.

Sonido con volumen suficiente pero no exquisito

En el apartado de sonido encontramos sensaciones encontradas, y es que tenemos un conector jack de audio que permite que usemos el terminal con nuestros auriculares favoritos sin necesidad de ningún adaptador pero los altavoces cojean en según que condiciones. En lo que a potencia se refiere no están nada mal, pero el altavoz principal tiende a distorsionar cuando superamos el 70/80% de su potencia llegando a ser bastante pobre, y es bastante decente por debajo de ese volumen. En llamadas, tenemos un buen sonido pero va relativamente justo de potencia ya que permite escuchar perfectamente a la otra persona en un ambiente no muy ruidoso y al máximo la persona de al lado no va a escuchar la conversación.

Experiencia de uso del Xiaomi Mi Note 10 Pro y conclusiones

Como un viejo dinosaurio que fue beta-tester de MIUI en el Motorola Defy y administrador del foro de MIUI España (antes de que Xiaomi fabricara siquiera terminales) me ha encantado volver a tener un terminal con este sistema operativo como teléfono de cabecera. Y es que a pesar de ser una capa de personalización bastante densa es fácil llegar a hacerse con ella hasta el punto que no puedas vivir sin un terminal con MIUI. Dejando esto a un lado, el Xiami Mi 10 Note Pro es un terminal con una estética muy cuidada, generosa pantalla, un apartado fotográfico sumamente diverso y que resuelve de forma sobresaliente y un apartado de autonomía exquisito. Es cierto que esos lags a la hora de utilizar la cámara dejan en evidencia que no estamos ante un terminal con un procesador tope de gama pero, dejando a esto a un lado (y el uso suele ser relativamente puntual) la experiencia de uso es sobresaliente.

En lo referente al precio, podéis encontrarlo por 666€ en Amazon.

Por todo esto, otorgamos los galardones de Producto Premium, Producto Recomendado y Calidad Precio de Game It al Xiaomi Mi Note 10 Pro.

Categories
Análisis HardwareAndroidGame ItTecnología

Generación del 82, me encanta el mundo de los periféricos, el hardware y los videojuegos. Llevo GameIt en la sangre
    No Comment

    Leave a Reply

    *

    *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Últimos posts

    RELATED BY