Thermaltake Urban T81. Montaje

Tras la review de la Urban T81 de Thermaltake, llega el momento de detallar el proceso de montaje de la misma. Para ello hemos querido realizar un vídeo montaje...

Tras la review de la Urban T81 de Thermaltake, llega el momento de detallar el proceso de montaje de la misma. Para ello hemos querido realizar un vídeo montaje explicativo donde mostrar los diferentes componentes empleados, así como los motivos en su elección.

La Urban T81 es sin duda un chasis repleto de posibilidades, donde la configuración escogida debe atender a nuestras posibilidades-necesidades, ya que prácticamente podemos montar en ella cualquier sistema actual, tanto de refrigeración como de almacenamiento de datos. Su sistema modular y diferentes disposiciones de elementos de ventilación no hacen más que abrir un abanico de posibilidades sorprendente. En nuestro caso hemos querido optar por una configuración más convencional, empleando para el sistema de refrigeración un disipador tipo torre de alto rendimiento y para ventilación la configuración de ventiladores detallada por el fabricante. De todos modos, si queréis ver otro de nuestros montajes donde recurrimos a refrigeraciones por agua os recomendamos la siguiente review donde empleamos este sistema tanto para la CPU como para la gráfica, algo más complejo en principio, pero que da mejores resultados de refrigeración del conjunto.

Os dejamos con el video-montaje, donde se detalla más fácilmente todo el proceso recogido en el articulo aquí expuesto.

[yframe url=’https://www.youtube.com/watch?v=7krxS7tJV8U’]

Desmontando la torre

El proceso de desmontaje de la Urban T81 es verdaderamente sencillo. Solo tenemos que ir parte a parte retirando los embellecedores exteriores y las partes removibles con cuidado. Comenzamos con la parte lateral derecha, para ello deberemos abrir ambas puertas abatibles (empleando la llave de apertura en caso de que el pestillo esté echado y presionando posteriormente el botón inferior en la parte baja de la torre). La de mayor tamaño solo precisa un poco de fuerza hacia arriba una vez abierta, de este modo se deslizarán fácilmente sus bisagras. La de menor tamaño es algo más complicada, teniendo dos opciones, tirando directamente de sus bisagras (tipo grapa), o desatornillándolas una a una (proceso más tedioso pero más seguro). Será el turno del frontal, donde lo primero que deberemos hacer es retirar la puerta delantera. Deslizando unos topes que tiene en sus extremos, las bisagras se ocultarán a modo de pasador, y la quitaremos fácilmente. Es ahora cuando debemos quitar la cobertura frontal. Esta dispone de seis grapas de plástico diferentes. Podremos hacer presión en cada una de ellas si retiramos el lateral izquierdo de chapa restante (solo tenemos que desatornillarlo de la parte trasera y deslizar hacia atrás). Con la parte delantera quitada ya podemos ver los dos ventiladores de 20 centímetros que monta la torre de serie. Es ahora cuando vamos a retirar la parte superior. Este proceso es más sencillo, solo deberemos hacer presión hacia abajo en la rejilla superior, de modo que las pequeñas grapas de presión saltarán (tipo mecanismo), y tras esto, retirar la cobertura de plástico superior del mismo modo que la frontal. Con ella retirada ya podemos acceder al sistema de ventilación superior, donde vemos el otro ventilador de 20 centímetros que monta la torre. Llegado a este punto, como mucho podríamos quitar las bahías de los discos duros y el sistema modular de las mismas, al igual que el filtro inferior del polvo, pero en este caso no es necesario.

Montando la torre

Para realizar el montaje de la Urban T81 vamos a emplear los siguientes componentes:

Urban T81 79 (Game It)Con la torre en horizontal sobre una superficie plana, comenzaremos el montaje. Pero antes de nada deberemos colocar el procesador en nuestra placa base. En nuestro caso hemos empleado un Intel Core i5 4670K. Disponer el procesador es muy sencillo, solo deberemos aflojar un poco el anclaje de la CPU, levantar la clapeta y colocarlo en la posición indicada. Tras esto solo tenemos que bajar nuevamente la clapeta y asegurarnos que quede bien fijada. Será el turno de aplicar la masilla térmica sobre el procesador (en este montaje se ha empleado masilla térmica Thermaltake de alto rendimiento), para montar el disipador de la CPU. Colocamos el disipador antes de introducir la placa base en el chasis ya que de este modo facilitaremos la tarea enormemente. Podríamos disponer el disipador tras montar la placa, ya que la torre dispone de un hueco accesible para ello en la parte izquierda del chasis, pero se complicaría en exceso el proceso. Este recurso se da en casos en los que tengamos la torre ya montada y solo queramos sustituir el disipador. Al montar el equipo desde cero es más sencillo hacerlo con el disipador montado directamente en la placa antes de introducirla en la torre. El disipador que hemos colocado es de tipo torre, en este caso un Scythe Ashura. Hemos recurrido a esta opción para demostrar el gran espacio que nos permite la Urban T81, ya que este cooler tiene una altura de 160 mm. Pero por suerte la Urban T81 permite disipadores de hasta 181 mm de alto. De todos modos, y como os hemos comentado anteriormente, si queréis ver un proceso similar pero montando un disipador de agua, os dejamos aquí otro montaje donde se recurre a la refrigeración por agua tanto para la CPU como para la tarjeta gráfica.

Es el momento de introducir la placa, pero antes deberemos colocar el embellecedor trasero de esta en la caja. Hablamos de la chapa que dispone las salidas posteriores de la placa base (entrada de teclado y ratón, puertos USB, conectores de red, jacks de audio, salidas de vídeo, etc.). Si no colocamos esta pieza antes de disponer la placa base deberemos retirar la placa para poder ponerlo. En nuestro caso hemos colocado una placa base Gigabyte GA-Z97X-UD5H, una elección que nos ha encantado por diferentes motivos. El primero de ellos es la designación ultra durable, donde disponemos de un producto creado para tener una vida útil mucho mayor, el segundo es su diseño, enfocado al gaming y realmente atractivo, dotado de un sistema de refrigeración pasiva muy efectivo, pero que además posee diferentes mejoras enfocadas para los entusiastas del Overclocking. Igualmente esta placa ofrece altas posibilidades de configuración y disposición de elementos varios, por lo que al usar un chasis como este, debemos estar abiertos a diferentes posibilidades de cara al futuro.

Urban T81 83 (Game It)

Con la placa base atornillada al chasis, pasaremos a conectar los puertos I/O. Hablamos de los conectores de los botones de encendido, reset, leds de estado, puertos USB y audio que están en la parte superior de la torre. Esto lo realizaremos de modo muy sencillo, ya que en su mayoría, todos van alojados en el inferior de la placa, donde se detalla con pequeños gráficos la disposición de los mismos.

A continuación colocaremos la fuente de alimentación. En este caso tenemos en nuestras manos un modelo de Antec, la HCGM 750W. Hemos escogido esta fuente por la potencia ofrecida, ya que un chasis como este, con tantas posibilidades de ventilación y refrigeración, tendrá una demanda energética mayor que configuraciones más tradicionales, por lo que estar preparados para ello nunca está de mas. Además es un modelo modular, por lo que conectaremos únicamente el cableado que vayamos a utilizar. La fuente de alimentación irá dispuesta en el inferior del chasis, apoyada sobre unos pequeños topes de goma y un anclaje especial que dispone el chasis. Lo ideal, en un chasis como este donde tenemos rejillas de ventilación en la parte inferior, es colocar la entrada de aire de la fuente hacia abajo (el ventilador de entrada de aire hacia abajo), para que tome aire exterior (siempre y cuando tengamos entrada de aire directa de aire y un filtro para el polvo). En nuestro caso concreto, al estar el chasis tan bien ventilado, la hemos dispuesto hacia adentro para que la iluminación led luzca mejor, pero recordamos que si tenemos la opción de colocarla con la toma de aire hacia el exterior, mucho mejor.

Urban T81 84 (Game It)Es el turno de la tarjeta gráfica, la cual es muy sencilla de colocar. Deberemos retirar los protectores de los slots traseros que coinciden con nuestra ranura PCI-E x16. Solo tenemos que hacer presión y atornillar la tarjeta al chasis por la parte trasera. Igualmente deberemos asegurarnos de conectarla a la alimentación de la fuente.

Tras la fuente de alimentación y la gráfica pasamos a la RAM. Recurrimos a dos módulos G Skills Ripjaws de 4 GB DDR3 cada uno. Estos módulos los colocaremos en las ranuras destinadas para la memoria RAM (en este caso a la derecha de la CPU).

Urban T81 85 (Game It)El siguiente paso es colocar nuestro disco duro. Para ello deberemos remover una de las bahías extraíbles del chasis, atornillar el disco duro en la posición indicada, e introducirlo nuevamente. Para conectar el cable de datos SATA y la alimentación a la fuente deberemos hacerlo desde el panel lateral izquierdo, ya que en este caso los discos duros están dispuestos a 90º respecto la placa, algo que nos ha gustado mucho, ya que de este modo se ahorra mucho espacio y el cableado de la unidad no está sobre otros componentes de la placa. Igualmente recordamos que las opciones en la Urban T81 para disponer discos duros son más de las que uno puede pensar en un principio, por lo que este detalle no supondrá un problema.

Y llegamos finalmente a punto en el que colocaremos el sistema de ventilación. La torre, como apuntamos en el análisis, posee muy pocas limitaciones en este aspecto, donde os mostramos a continuación una serie de diagramas resumen:

Nosotros, ante la gran configuración dada de serie por la torre, recurriremos a un sistema de ventilación similar al facilitado, donde tendremos dos ventiladores de 20 centímetros en la parte frontal (entrada), uno de 14 en la parte trasera (salida), y otro de 20 centímetros en la parte superior (salida). A estos podríamos sumar el ventilador que incluye el cooler de 14 centímetros que fuerza el aire caliente del disipador hacia el ventilador trasero de salida. De todos modos os comentamos que podríamos completar este sistema colocando un ventilador más de 20 centímetros junto al que ya tenemos montado en la parte superior, y uno de 14 centímetros en la parte inferior para forzar una entrada de aire de renovación, y así crear una columna ascendente de ventilación, tal y como podemos ver en la primera imagen de la galería de arriba. Los ventiladores adicionales que montemos, si no los queremos montar a la placa, tenemos la opción de enchufarlos al conector que tenemos tras el panel izquierdo, lugar donde se realiza una conexión conjunta de ventiladores, que a su vez conectaremos a la fuente de alimentación, y así podremos modificar la velocidad de los mismos desde el control de ventiladores que tenemos junto los botones de power y reset.

Torre en funcionamiento

Solo falta comprobar que todo marcha a la perfección. Antes de montar los componentes externos del chasis, arrancamos la torre para ver si hay algún tipo de problema, algún componente está suelto, o algún cable roza con algún ventilador, pero al ver que todo marcha a la perfección solo nos queda ensamblar las partes restantes y comenzar a utilizar nuestro equipo.

Urban T81 81 (Game It)

Conclusiones

La Urban T81 de Thermaltake es sin duda una torre con un amplio abanico de posibilidades, de hecho en este montaje solo hemos visto la punta del iceberg, ya que las opciones que nos permite este chasis son completas, pudiendo recurrir a diferentes configuraciones de ventilación, refrigeración y montaje de componentes de PC de cualquier tipo. Si a todo esto le sumamos la cantidad de elementos para facilitar la tarea del montaje, como son los pasa-cables de goma bien repartidos por todo el perímetro, su sistema modular, o el amplio espacio que ofrece, no tenemos la menor duda de que la torre será la aliada perfecta de todos aquellos usuarios que quieran montar un equipo de alto rendimiento.

Os recordamos que la Urban T81 de Thermaltake recibió en nuestra review el galardón de Platino.

Parte I: Review Urban T81

Categories
Análisis HardwareHardwareOtras PlataformasPCUncategorized

Cuando mis ojos tempraneros vieron moverse ese pequeño pixelado por la pantalla de tubo algo llamó poderosamente mi atención. Aún no sé si fueron esos colores, la música, ver a ese personaje saltar de un lado para otro… pero lo que más me fascinó es que en aquella aventura yo era el protagonista de la historia. Desde aquél momento pude embarcarme en hazañas insólitas para un chaval cualquiera, de un pueblo cualquiera, que vivía en un país cualquiera. Ahora acerco y comparto esas historias a todo el mundo para que de un modo u otro puedan sentir lo que ese niño de 8 años llegó a percibir aquella vez delante de ese viejo televisor.
No Comment

Leave a Reply

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimos posts

RELATED BY