AOC G2790PX, review y videoreview

Analizamos el AOC G2790PX, un monitor gaming con el que jugar a lo grande
AOC G2790PX

Continuamos con nuestro repaso al catálogo gaming de AOC y lo hacemos con el AOC G2790PX, un monitor con una estética sobria, una excelente gestión del cableado y un panel TN de 27 » dotado de una tasa de refresco de 144 Hz y 1ms de tiempo de respuesta que hará las delicias de los gamers más exigentes.

Videoreview y montaje en vídeo

Como siempre, antes de meternos en el meollo propiamente dicho os dejamos un pequeño vídeo en el que podéis ver el montaje del monitor, las bondades de su peana y brazo de sujeción y el funcionamiento del mismo con un gameplay desde diferentes ángulos y en diferentes condiciones lumínicas. Obviamente en este tipo de vídeos no hay tiempo para hablar de todas las especificaciones y bondades, o defectos, de un monitor ya que tendríamos vídeos exageradamente largos y aburridos por lo que os recomendamos que también leáis la review en texto y, en caso de que os quede alguna duda, recurráis a los comentarios de YouTube

El AOC G2790PX

Una vez hemos visto en funcionamiento el AOC G2790PX, llega el momento de profundizar en todo lo que este monitor es capaz de ofrecernos. Para ello comenzamos por la tabla de especificaciones técnicas del mismo, extraído de la web del fabricante.

Como podéis ver estamos ante un monitor de 27″ con resolución 1080p y un tiempo de respuesta de 1 ms que acompaña a una tasa de refresco de 144 Hz. Estas cifras se consiguen con un presupuesto relativamente ajustado y unos materiales de primera gracias a que AOC monta en este monitor un panel TN, que cubre un 85% del espectro Adobe RGB y cuenta con unos ángulos de visión algo más limitados que los de los paneles VA, llegando hasta unos 165/170 grados aproximadamente frente a los 178 grados de los VA aunque esto es algo de lo que hablaremos posteriormente.del que hablaremos más adelante. El monitor cuenta con unas dimensiones, peana incluida, de 614.9 x 199.51 x 536.4 mm y un peso de 6.5 kgs.

En el apartado de conectividad encontramos un puerto VGA, un DisplayPort 1.2 y dos puertos HDMI 1.4. También encontramos 4 puertos USB 3.0 y dos altavoces integrados de 2 W, cada uno, que suplirán el apartado de audio del monitor junto con los dos conectores jack de 3.5 mm que integra en la trasera.

En el apartado estético, AOC ha evolucionado algo el diseño de los monitores de su serie G con una peana más brillante y efecto aluminio, aunque esté fabricada en plástico, y un brazo que cuenta con un práctico pasacables, en rojo metalizado, que permitirá gestionar el cableado del monitor de forma fácil y eficiente para evitar que todos los cables que se conectan en la trasera del AOC G2790PX acaben empañando el acabado visual de nuestro setup. La peana, además de contar con un acabado superior brillante, cuenta con una base con zonas engomadas para asegurar su estabilidad y adherencia.

 

Ya hemos mencionado que el AOC G2790PX cuenta con un panel TN, por lo que vamos a recordar las ventajas e inconvenientes de este tipo de paneles frente al resto de paneles que podemos encontrar en el mercado. A priori puede parecer que este monitor cuenta con ciertas limitaciones si lo comparamos con un panel VA, por ejemplo, pero en esto influye mucho el target de este monitor. Entre las desventajas de este tipo de paneles encontramos unos ángulos de visión algo más escuetos (una “pérdida” de unos 8 -10 grados aproximadamente) y un espectro Adobe RGB más limitado. En lo referente a los ángulos de visión, y esto es una opinión personal, la verdad es que consideramos esto como algo que puede afectar a un limitadísimo número de usuarios y más aún si hablamos de un monitor cuyo principal uso es el gaming y, por si fuera poco, con un panel curvo. Nos explicamos con una pregunta ¿alguna vez os habéis puesto a jugar a 178 grados de monitor? O lo que es lo mismo, viendo prácticamente solo el marco lateral del mismo… Imaginamos la respuesta…

La segunda, que sí es más acuciante, es que el panel no abarca la totalidad del espectro Adobe RGB o, lo que es lo mismo, no puede reproducir fielmente el 100% de los colores de este espectro sino que abarca un 85 %. Esto nos puede jugar una mala pasada si utilizamos el monitor para diseño gráfico o edición de vídeo o fotografía a nivel profesional pero, la verdad sea dicha y salvo que seamos unos auténticos sibaritas del cine o la imagen en general, no perjudica mucho más. De hecho, he de decir que llevo años usando un panel TN para edición de vídeo y fotografía a nivel usuario (para el canal y las reviews) y, la verdad sea dicha, es que ni me había dado cuenta hasta que he «buceado» en sus especificaciones para profundizar en la review del que hoy tenemos aquí (hasta ahora usaba un monitor de la propia serie G de AOC, el predecesor del que estamos analizando ahora)

Como contra a todo esto, los paneles TN ofrecen unas tasas de refresco elevadísimas, lo que se traduce en unas animaciones perfectamente fluidas y despedirnos por completo del ghosting y el desenfoque por movimiento, y un tiempo de respuesta ínfimo, o lo que es lo mismo un delay prácticamente nulo. Por eso, y si buscáis un monitor PARA JUGAR, creemos este tipo de paneles son una buena elección salvo que podáis adquirir paneles VA con tasas de refresco elevadas.

El panel cuenta con unos marcos bastante reducidos, salvo en la zona inferior, lo que nos da una sensación de estar ante una pantalla aún más grande y lo hace idóneo para un setup multimonitor. El marco inferior cuenta con un atractivo acabado en rojo metalizado, a juego con el del agujero pasacables, con el emblema de AOC en un precioso cromado en la zona media del mismo. Ya hemos mencionado que el brazo que sostiene al panel del AOC G2790PX permite gestionar el cableado del mismo, pero además nos permite regularlo en altura e inclinación, así como rotarlo 90 grados para ponerlo en vertical. Además, por si fuera poco, la base de la peana permite un amplio rango de giro para poder «trastear» tras nuestro monitor sin tener que levantarlo en peso.

Dejando a un lado el panel, decir que el menú (OSD) del monitor es francamente sencillo de entender y muy fácil de utilizar, ya que usaremos un pequeño joystick ubicado en la trasera del menú para acceder y navegar por él. La verdad es que nos ha costado hacernos a este tipo de control pero, una vez superada la adaptación, es bastante intuitivo y fácil de utilizar. Por último, en lo que a audio se refiere, encontramos dos altavoces de 2 W integrados en el monitor. Obviamente no ofrecen la calidad de unos altavoces dedicados pero, para aquellos que suelen usar headset para jugar (como un servidor) sirven para tener un audio más que decente para «salir del paso» y evitar otro gadget sobre nuestro ya saturado escritorio consiguiendo un setup más limpio.

Experiencia de uso y conclusiones

El AOC G2790PX ofrece una experiencia de uso, gaming, brutal, con una tasa de refresco que hará que disfrutes al máximo del framerate que te brinde tu GPU y evitará el temido efecto ghosting de los monitores. Además, cuenta con un tiempo de respuesta mínimo, de 1 ms, que evitará cualquier delay entre lo que está ocurriendo en la partida y lo que se muestra en tu pantalla. Dejando esto a un lado, el AOC G2790PX cuenta con una estética brutal, un OSD muy intuitivo y fácil de entender y materiales de primerísima calidad. El audio de los altavoces está bastante bien, dentro de lo que son, y es bastante práctico tener otros 4 USB 3.0 más para conectar todos nuestros gadgets.

En lo referente a precio, podemos encontrar el AOC G2790PX, por 273€ en Amazon, un precio más que justificado teniendo en cuenta todo lo que ofrece.

Por todo esto, otorgamos al AOC G2790PX los galardones de Diseño, Producto Recomendado y Calidad Precio de Game It.

AOC G2790PX
AOC G2790PX
Categorías
Análisis HardwareGame ItHardwareTecnologíaUncategorizedVídeos

Generación del 82, me encanta el mundo de los periféricos, el hardware y los videojuegos. Llevo GameIt en la sangre

    RELACIONADO