Asus Zenfone Zoom S, review y unboxing

Analizamos el Asus Zenfone Zoom S, el terminal de Asus orientado a los aficionados a la fotografía
Asus Zenfone Zoom S Game It

Volvemos a la tener un terminal Asus en nuestra sección de telefonía móvil, y es que tras las magníficas sensaciones que nos transmitió el que, hasta la presentación de la familia Zenfone 4, era su buque insignia no podíamos dejar pasar la oportunidad de probar el Asus Zenfone Zoom S, un terminal enfocado a los amantes de la fotografía con un ritmo de vida trepidante que no pueden estar atados a un cargador.

Unboxing

Asus vuelve a repetir la sobriedad vista en el packaging del Asus Zenfone 3 Deluxe, utilizando en este Asus Zenfone Zoom S un embalaje que carece de cualquier tipo de fotografía del terminal mostrando, únicamente, la denominación del mismo con una serigrafía dorada en su portada. La caja se abre verticalmente dejando dos espacios de organización bien diferenciados. En lo que sería la tapa de la caja, bajo un separador de cartón, encontramos la documentación del terminal, la herramienta para extraer la bandeja multisim del mismo y una funda de silicona que cuenta con la denominación del terminal en un lateral. En la caja propiamente dicha lo primero que encontramos es el terminal, una vez lo retiramos y apartamos la cubierta de cartón que lo separa de sus accesorios encontramos un espacio perfectamente compartimentado que aloja el cable USB Type C y el cargador.

Especificaciones técnicas

Comenzamos por la tabla de especificaciones técnicas del Asus Zenfone Zoom S, recordad que podéis consultar la versión extendida y oficial de la misma en la web del terminal

Como podéis ver estamos ante un terminal que, en lo que a hardware refiere, es un gama media pura y dura, con un procesador y chip gráfico que, pese a que le otorgan suficiente potencia para mover el sistema operativo y cualquier app con soltura, no son los más punteros del mercado algo que, teniendo en cuenta el precio del terminal, era de esperar. A este Snapdragon 625 y el chip gráfico Adreno 505 le acompañan 4Gb de memoria RAM, más que suficientes para que no sea un problema para la gestión del sistema operativo (Android 7.1.1) y cualquier app que utilicemos. Además, cuenta con 64 Gb de almacenamiento interno pudiendo dar soporte a tarjetas microSD de hasta 2 Tb aunque, como es habitual, la utilización de este tipo de tarjetas invalida la opción multi-sim del terminal. Para concluir tenemos un apartado de conectividad bastante standard y, como broche final, unas cámaras y batería excepcionales de las que hablaremos más detenidamente en sus correspondientes apartados.

El Asus Zenfone Zoom S

Lo primero que nos llama la atención al sacar el Asus Zenfone Zoom S de su embalaje es su acabado liso y suave, con bordes redondeados y un ligero bisel 2.5 D en su pantalla. Hasta tal punto que quizás es excesivamente suave y pulido, faltándole algo de grip y ofreciendo una sensación resbaladiza por lo que, a nuestro padecer, es un acierto la inclusión de la funda de silicona que, a pesar de que nos impide disfrutar del tacto metálico del terminal, le otorga el grip necesario para que aquellos usuarios que, como el que suscribe, podamos utilizarlo con total seguridad a pesar de tener “manos de mantequilla”.

Estamos ante un terminal con unas medidas bastante comedidas (154,3 x 77 x 7,9 milímetros) y con un peso bastante contenido (170 gramos) si tenemos en cuenta la capacidad de su batería. No obstante, su uso es bastante cómodo, no resultando pesado en ningún momento y siendo todos los botones bastante accesibles.
El diseño escogido para este Asus Zenfone Zoom S es, simple y llanamente, discreto y con un toque Premium que nos hace pensar que estamos ante un terminal de gama alta. La trasera y los laterales cuentan con un acabado metálico, en azul mate en nuestro caso, sin ofrecer ningún tipo de brillo o estridencia que destaque y teniendo, como única serigrafía, el logotipo de Asus en la zona inferior de la trasera y siendo éste sumamente discreto. La ubicación de la cámara de doble sensor y el flash dual, así como el sensor láser de enfoque, es la zona superior izquierda quedando bastante bien integrado en el conjunto y sin ser excesivamente grandes. Algo más abajo y bien centrado encontramos el sensor de huellas, bastante accesible y con un funcionamiento extraordinariamente rápido y fiable.
Para la distribución de la botonera y los conectores se ha huido un poco de lo convencional, sin introducir grandes cambios. Seguimos encontrando los botones de bloqueo y volumen en el lateral derecho y la bandeja multisim en el lateral opuesto. No es el caso del conector de jack de 3.5mm que ha sido ubicado en la zona inferior izquierda del terminal, junto al conector type C, ocupando el altavoz el flanco derecho de la zona inferior.

En el frontal encontramos la cámara, que carece de flash, ubicada en la zona superior izquierda y el altavoz, dejando la zona inferior para los botones táctiles que se encuentran, al igual que en el Zenfone 3 Deluxe, fuera de la zona de pantalla. Como sabéis esto es algo que, a pesar de que limita la personalización del terminal, al no poder reubicar la botonera a nuestro gusto, permite un mayor aprovechamiento de la pantalla por lo que nosotros lo agradecemos. Esta botonera cuenta con una serigrafía en relieve que permite ubicar los botones guiándonos por el tacto, pero no están retroiluminados lo que dificultará su uso a oscuras.

En lo referente a software volvemos a encontrar los pros y contras de la profunda capa de personalización de Asus que ya vimos en la review del Asus Zenfone 3 Deluxe, una capa de personalización que cuenta con una gran variedad de apps de Asus para cubrir todas las necesidades, excesiva para muchos usuarios, y una gran capacidad de personalización en lo que a interfaz y funcionamiento se refiere.

Un terminal para disfrutar de la fotografía

Si hay algo que se ha enfatizado desde la propia Asus es la orientación fotográfica de este terminal, y no es para menos, ya que se ha utilizado el sistema de doble cámara para poder disfrutar de el mismo efecto que dispones en la réflex al utilizar dos objetivos distintos, pudiendo huir así de los, a veces ineficaces, efectos difuminado o “bokeh” producidos por software y pudiendo recurrir directamente a la óptica pura y dura.

La primera cámara cuenta es un gran angular con 12 MP y ƒ/1.7 de apertura y el nuevo sensor Sony IMX362. Para aquellos que no tengan conocimientos de fotografía, una apertura de diafragma de f/1.7 significa que el objetivo deja pasar una gran cantidad de luz, permitiendo así tomar fotografías en condiciones lumínicas adversas sin tener que ralentizar el cierre del obturador (tardando poco en tomar la foto) lo que evita posibles trepidaciones (que salga movida la foto) si no utilizamos trípode. Además, cuenta con estabilización óptica y electrónica (OIS y EIS), para garantizar un correcto enfoque, un sensor de corrección de color (RGB) y la grabación de vídeo 4K UHD real.

La segunda cámara es un 58 mm, lo que nos da un zoom óptico de 2.3x con respecto a cualquier cámara de telefonía que, por norma general, son grandes angulares para obtener una visión amplia de lo que se pone ante nuestros ojos. Si sois aficionados a la fotografía sabréis que los mejores objetivos para retrato son los 50 mm, precisamente por eso Asus ha optado por una cámara de estas características ya que, a la vez que consigue dotar de un buen zoom óptico al terminal, consigue una profundidad de campo capaz de conseguir mediante la óptica el famoso “efecto Bokeh” que tan de moda está en el sector de la telefonía y que realza los retratos gracias a una escasa profundidad de campo y, por consiguiente, la difuminación del fondo.

Con la combinación de ambas cámaras, realizada mediante software, obtenemos un terminal capaz de ofrecer fotografías nítidas y con bajo nivel de ruido en condiciones lumínicas adversas, un zoom bastante considerable sin perder calidad ni pixelar la imagen y tomas de vídeo de hasta 4K de resolución.

La cámara frontal cuenta con un sensor Sony IMX 214 de 13MP de resolución y apertura de diafragma de ƒ/2.0 (particularmente es la apertura de diafragma que más me gusta para retratos). Además, hemos mencionado anteriormente que la cámara frontal carece de flash, pero en condiciones de poca luz la propia pantalla del terminal se ilumina en blanco para hacer esta función obteniendo así un flash que no solo ilumina lo fotografiado, sino que lo hace de forma más uniforme que un flash normal al ser mayor la superficie de iluminación, teniendo en cuenta claro está que la distancia entre lo fotografiado y el objetivo es relativamente corta.

Todo esto se implementa en una app de fotografía bastante completa y que ofrece multitud de efectos y opciones, así como un modo PRO que hará las delicias de los aficionados a la fotografía.

Y qué mejor muestra del rendimiento de la cámara dual del terminal que unas fotos que hemos ido tomando en diferentes condiciones lumínicas y con diferentes fines. Aclarar que el modelo que posa ante nuestra cámara no es otro que Trunks, una figura de Banpresto que ya fue analizada en Game It.

Una pantalla Amoled que cumple, incluso en las peores condiciones.

Para disfrutar de nuestras fotografías y vídeos, tomados o no con el Asus Zenfone Zoom S, contamos con una pantalla de 5´5” con tecnología AMOLED y gestionada, vía software, por ZenUI. La pantalla cuenta con una resolución de 1920 x 1080p que cumple de sobremanera, con un nivel de brillo que permite una visualización perfecta del contenido incluso en las peores condiciones y un ajuste del brillo automático acertado y sorprendentemente rápido. A esto hemos de añadir unos buenos ángulos de visión y la posibilidad, como en todos lo terminales Asus, de configurar todos los parámetros de saturación, color, etc que se nos ocurran a través de la propia app del fabricante, utilizando modos estandarizados como el realce de color o el filtro de luz azul o ajustándolo a nuestro gusto con un modo personalizado. Para salvaguardar esta pantalla se ha dotado a la misma de la protección Corning Gorilla Glass 5 que la protegerá frente a impactos y arañazos. La pantalla ocupa aproximadamente un 73 % del frontal del terminal, con unos marcos laterales reducidos, pero existentes.

Batería suficiente para olvidarte del cargador

 

Normalmente cuando hablamos de las capacidades de las baterías de los terminales solemos coger los datos de la tabla de especificaciones del terminal con pinzas, puesto que de nada sirve una batería exagerada si es de mala calidad o no se gestiona bien teniendo como resultado una autonomía pésima. No es el caso de este Asus Zenfone Zoom S ya que con una batería de 5000 mAh nos basta y nos sobra para usar el terminal durante dos días, todo esto con un uso bastante intensivo (aunque sin jugar con el terminal) ya que, como viene siendo habitual en nuestras reviews, el terminal soporta el ajetreo propio de la administración de una web: varias cuentas de email con bastante movimiento, apps de mensajería, grupos de whatsapp, llamadas, etc, que se suma al personal, fotos, vídeos, youtube….

Por tanto, nos quitamos el sombrero ante la autonomía del terminal. Además, haciendo gala de la premisa “aquí hay batería para dar y regalar” el Asus Zenfone Zoom S permite que compartamos nuestra batería para alimentar otros dispositivos utilizándolo como un power bank. Obviamente  a mayor capacidad de batería más tiempo nos llevará la carga de la misma, en este caso necesitaremos unas tres horas y media para recargar completamente el terminal.

Sonido

El apartado del sonido no ha sido, ni muchísimo menos, descuidado en este Asus Zenfone Zoom S. El Asus Zenfone Zoom S estjá dotado de SonicMaster y certificación High-Res Audio. Además, incorpora un altavoz de 5 imanes con una bobina móvil metálica, y el amplificador NXP Smart AMP. También es compatible con la tecnología  DTS Headphone:X 7.1, para que puedas disfrutar de películas y otros contenidos con sonido envolvente 7.1.

Tests

Tal y como comentábamos al inicio si hay algo que enmarca a este Asus Zenfone Zoom S es el rendimiento, que es propio de un gama media puro y duro, capaz de ofrecer una experiencia de uso más que correcta pero algo alejada de los terminales más potentes del mercado. Os dejamos los resultados que ha arrojado el terminal en los diferentes tests sintéticos a los que se le ha sometido.

Conclusiones

Asus presenta este Asus Zenfone Zoom S como un terminal para amantes de la fotografía, y lo entendemos a la perfección. Personalmente soy un gran aficionado, que no profesional, de la fotografía y he encontrado muchos alicientes que podrían hacer que me decantara por este terminal. Asus ha sabido utilizar muy bien la dualidad de la cámara en este Asus Zenfone Zoom S ofreciendo una experiencia gratificante en este sentido. Otro aspecto en el que despunta, además de los acabados de primera calidad a los que nos tiene acostumbrados Asus, es la autonomía de la batería del terminal pudiendo aguantar perfectamente dos días sin hacer uso del cargador. Todo esto se traduce, hablando en términos económicos, en unos 460€ aproximadamente. Un precio bastante comedido para lo que ofrece. Por todo esto otorgamos los galardones de prestaciones, producto recomendado y calidad precio al Asus Zenfone Zoom S

Asus Zenfone Zoom S
Asus Zenfone Zoom S
The Good
  • Cuenta con un uso de cámara dual bastante jugoso
  • Posibilidad de personalización del S.O. gracias a ZenUi
  • Autonomía de dos días con un uso alto
The Bad
  • Exceso de apps de fabricante
  • Algo resbaladizo, falto de grip
  • Botones de navegación no iluminados
Categorías
Análisis HardwareAndroidGame ItHardwareMóvilTecnologíaUnboxingUncategorized

Generación del 82, me encanta el mundo de los periféricos, el hardware y los videojuegos. Llevo GameIt en la sangre

    RELACIONADO