Logitech Pro X, review, unboxing y prueba de micrófono

Analizamos el headset más prometedor de este año, el Logitech Pro X
Logitech Pro X

Volvemos con Logitech y lo hacemos con uno de los productos que más nos ha impactado de este año, el headset Logitech Pro X, y es que si de por sí Logitech suele ofrecernos soluciones de audio más que interesantes en esta ocasión ha echado toda la carne en el asador implementando la tecnología Blue Voice, para que no solo disfrutes de un sonido de calidad sino que, además, puedas obtener grabaciones/emisiones de audio digno de un creador de contenido multimedia. Obviamente también encontramos numerosas y jugosas características en lo que a audio, materiales de construcción y diseño se refiere, pero tendréis que leer algo más que la introducción a la review para poder verlas.

Como siempre, antes de comenzar con la review, agradecemos a Logitech el préstamo del Logitech Pro X para su review y unboxing.

Unboxing

Como siempre, y con más motivo que nunca, vamos a mostraros un vídeo en el que además de ver el unboxing del Logitech Pro X podréis comprobar de primera mano la calidad de grabación de su micrófono, ya que la locución del vídeo se ha realizado íntegramente con el micrófono del headset y sin ningún tipo de edición.

El Logitech Pro X

Una vez vista la carta de presentación del Logitech Pro X, su embalaje, vamos a revisar la tabla de especificaciones técnicas del headset.

Como podéis ver estamos ante un headset bastante comedido en dimensiones y peso y que huye de los diseños estridentes y exageradamente grandes que encontramos con más frecuencia de la que nos gustaría en el sector gaming. El Logitech Pro X cuenta con unas dimensiones de  138 x 195 x 94 mm y un peso de 320 gramos, contando con una longitud de cable para PC (con controles integrados) de 2 m y un cable jack para usar con nuestro dispositivo móvil (micrófono integrado en el cable) de 1.5 m, incluyéndose también un divisor de jack en forma de Y para utilizarlo en nuestro PC usando ese tipo de conexión dual y una tarjeta de sonido USB para disfrutar de algunas ventajas en nuestro PC. En lo que a los drivers se refiere, encontramos unos drivers de malla híbrida PRO-G de 50 mm que nos ofrecen una frecuencia de respuesta de 20 Hz – 20 KHz y una impedancia de 35 Ohmios con una sensibilidad de 91.7 dB SPL. Como bien sabéis, la frecuencia de respuesta de estos drivers se mantienen en el estándar gaming mientras que cuentan con una impedancia algo superior a la media, que suele ser de 32 ohmios, lo que repercute directamente en la definición del sonido que ofrecen. Además, el tamaño del driver influye directamente en la capacidad de éste para la reproducción de graves por lo que, con unidades de 50 mm, no deberíamos tener ningún tipo de problema para disfrutar de unos graves potentes y bien definidos. En lo referente al micrófono encontramos un micrófono de tipo unidireccional con patrón de cardioide dotado de un condensador de electreto de 6mm con una frecuencia de respuesta de 100 Hz – 10 KHz. Como bien sabéis, el micrófono con patrón de cardioide cuenta con un diagrama de sonido con forma de corazón o, lo que es lo mismo, prioriza la captación de sonido de la parte frontal del micrófono y va reduciendo la captación por los laterales y siendo prácticamente nula por la parte trasera. Gracias  a este patrón de captación, el micrófono evita la captación de ruido ambiental sin tener que recurrir a filtros artificiales que suelen derivar en un sonido algo más enlatado, con menos matices y más artificial.

Dejando a un lado las especificaciones más técnicas del Logitech Pro X vamos a ir repasando, de forma individualizada y pormenorizada, el diseño del headset y sus distintas partes tanto a nivel estético como funcional. En primer lugar encontramos un par de audífonos con diseño circumaural (envuelve por completo el pabellón auditivo en lugar de descansar sobre éste) que, como bien sabéis, es el diseño que ofrece un mejor aislamiento acústico y una mayor comodidad para sesiones de juego prolongadas. En lo que al tapizado de los audífonos Logitech ha hecho con este Logitech Pro X algo que simplemente nos encanta: darte todas las opciones de configuración para que lo adaptes a tus necesidades puntuales de uso. Y es que con este Logitech Pro X se incluyen dos juegos de acolchado para los audífonos, ambos rellenos con espuma con efecto memoria sumamente cómoda, con acabados en piel sintética y tela. Gracias a esto podremos optar por un acabado en piel sintética para obtener un asilamiento acústico superior o un acabado en tela para obtener una mejor transpiración en verano y, por ende, una menor sudoración y calor en el pabellón auditivo. Chapó por Logitech.

Si continuamos con la cara externa de los audífonos del Logitech Pro X observamos que cuentan con un acabado plástico, en color negro, con un “disco” metálico en la zona central de la cara externa de la cúpula que, a su vez, cuenta con la serigrafía de la G de Logitech. Esto no solo hace que el headset cuente con un acabado bastante discreto sino que le confiere un aspecto bastante Premium, algo que se ve reforzado por el meticuloso remate, en piel sintética, de la diadema y el sistema de anclaje, en aluminio, de los audífonos.

El sistema de anclaje de los audífonos a la diadema se realiza por medio de una horquilla de aluminio que permite que éstos realicen un movimiento basculante, para que se puedan adaptar a la perfección y de forma automática a la morfología de nuestra cara, aunque no cuentan con la posibilidad de rotar para poder dejarlos en situación de reposo sobre nuestros hombros o en el propio escritorio. La diadema, por su parte, cuenta con un sistema de desplazamiento por puntos que permite su regulación de forma sencilla y eficaz, contando con un arco interno metálico para una mayor durabilidad y una flexibilidad y capacidad de torsión simplemente impresionantes. En lo que a estética y acabados se refiere, tal y como hemos mencionado anteriormente, cuenta con un cuidadoso remate en piel sintética sobre un acolchado en espuma bastante densa, que ofrece un uso muy cómodo incluso durante sesiones maratonianas de juego.

Centrándonos en el sonido, propiamente dicho, podemos optar por una conexión “estandár” via jack u optar, en el caso de PC, por utilizar la tarjeta de sonido (USB) que viene incluida con el Logitech Pro X. Destacar que si optamos por la conexión jack obtendremos unos resultados bastante buenos, por lo que son perfectamente válidos para disfrutar de un sonido de calidad en nuestras consolas u otro tipo de dispositivos que gocen de esta conexión. Pero hay que reconocer que estos resultados se tornan en sobresalientes al hacer uso de dicha tarjeta de sonido, ya que no solo obtenemos un procesamiento digital de la señal de audio y una mejor gestión del sonido a través del software nativo de la marca sino que, además, obtendremos todos los beneficios de la tecnología Blue Voice para el micrófono. Si comenzamos por la reproducción de sonido, tendremos disponible la tecnología DTS  Headphone 2.0, lo que se traduce en un sonido 7.1 brutal con una diferenciación de los canales (graves, agudos y medios) espectacular y un sistema de posicionamiento más que efectivo; algo muy útil en títulos de acción e incluso en competitivo. A esto hay que sumarle una ingente cantidad de opciones de personalización del audio, con direfentes ecualizadores preconfigurados y la posibilidad de crear los tuyos e incluso importar los creados por otros usuarios. Algo similar ocurre con la grabación/locución de audio, no solo obtenemos una grabación muy por encima de la media en headsets sino que, además y gracias a la tecnología Blue Voice, obtendremos una gran capacidad de personalización del audio para darle el matiz que más nos guste a nuestra voz y adaptarla así a la situación, ya sea para chat ingame o la creación de contenido.

En lo referente a la interfaz del software para la realización de todos estos ajustes, se trata de una aplicación con una interfaz oscura (se agradece cuando juegas a oscuras) muy sencilla e intuitiva y que, a su vez, cuenta con una ingente cantidad de opciones de configuración.

Experiencia de uso y conclusiones

Afrontamos esta review con muchas expectativas ya que la compra de la afamada marca de micrófonos Blue por parte de Logitech auguraba numerosas mejoras en este apartado en los dispositivos de la marca. De momento, “solo” disfrutamos de la tecnología Blue Voice en estos Logitech Pro X y no de los micrófonos propiamente dichos y el cambio es espectacular, por lo que esperamos que cuando empiecen a implementar los micrófonos propiamente dichos en los headsets de la marca el resultado pase de ser excepcional a inigualable.

Dicho esto y centrándonos en el headset propiamente dicho, el Logitech Pro X es un headset con materiales y aspecto Premium que ofrece una experiencia de uso a la altura de las expectativas que ha levantado, o lo que es lo mismo: sublime. No solo ofrece un audio de primera calidad y una experiencia, a nivel de construcción y comodidad, sublime sino que además ofrece un amplio abanico de posibilidades para su utilización en modo urbano (con el cable con micrófono integrado), conexión vía jack estándar para la consola o, la mejor de todas para nosotros, la conexión vía la tarjeta de sonido USB que viene incluida. Además, y por si todo esto sabe a poco, podemos intercambiar el acolchado de los audífonos para optar por un mejor aislamiento acústico o una mayor transpiración según nuestras necesidades por lo que, al menos de momento, creemos que no se le puede pedir más a un headset.

En lo referente al precio, podemos encontrar este Logitech Pro X por 113€ en Amazon.

Por todo esto, otorgamos los galardones de Diseño, Producto Premium y Producto recomendado de Game It al Logitech Pro X.

Logitech Pro X
Logitech Pro X
Categorías
Análisis HardwareGame ItHardwarePCTecnologíaUnboxingUncategorizedVídeosVideos Destacados

Generación del 82, me encanta el mundo de los periféricos, el hardware y los videojuegos. Llevo GameIt en la sangre

    RELACIONADO