El mejor anime sobre videojuegos: World War Blue «Aoi Sekai no Chushin de»

Aunque el título obviamente hay que matizarlo y contextualizarlo, por lo que os dejamos un par de artículos a tal efecto como «La censura y el libre albedrío en...

Protagonistas de Aoi Sekai No Chuushin De o World War BlueAunque el título obviamente hay que matizarlo y contextualizarlo, por lo que os dejamos un par de artículos a tal efecto como «La censura y el libre albedrío en los videojuegos», «El sello que salvó la industria del videojuego» o «Aquellos maravillosos años», el anime World War Blue nos sitúa en el tiempo justo después de la caída estrepitosa de Atari (principios de los ochenta), el nacimiento de Nintendo como empresa desarrolladora de videojuegos (ya que por si alguien no lo sabe, la compañía de Kyoto tiene más de 100 años y entre sus pasados negocios se encontraban la venta de juguetes, cartas, servicios de hoteles y hasta «prostitución»), y la irrupción al mercado de Service Games o SEGA como la conocemos.

El anime, compuesto por el momento de tan sólo 3 episodios de unos 20 minutos cada uno, nos pone en la piel de Gear, un muchacho que no puede soportar como el reino de Consume (alusión al mercado de videojuegos), había sucumbido en un 90% al imperio Ninteldo (referencia a Nintendo), mientras que el imperio Segua (referencia a SEGA) sólo dominaba el 10%. En particular, la aparición de Gear está vinculada a un momento histórico muy importante de 1991 que por supuesto no vamos a desvelar.

La sexy y adorable Opal nos ruborizará en alguna que otra ocasión

La sexy y adorable Opal nos ruborizará en alguna que otra ocasión.

En cualquier caso, la acción se desarrolla de forma frenética, se refleja fielmente la filosofía de SEGA como empresa y lo que vendría después en sus años más gloriosos, no en vano, como sabéis, fue una compañía muy innovadora y adelantada a su tiempo, por ello, no nos ha extrañado el peso que se le da al personaje Nel, hermana de Gear porque ese siempre fue el objetivo de SEGA y su sueño (ya sabréis por qué hago esta referencia cuando os pongáis frente al anime), o el mercenario Tejirov que pudo ser decisivo en la guerra de consolas ya que representa a cierto juego muy polémico y famoso del que SEGA sólo pudo publicar un par de decenas de unidades en Japón antes de que Nintendo se lo prohibiera judicialmente, siendo este juego el que catapultó al éxito a la mítica GameBoy (marca que por cierto, y como curiosidad, pudo conservar SEGA en Corea del Sur bajo el nombre de Gam*Boy, porque hasta ese punto llegó la encarnizada lucha entre las dos compañías).

En definitiva, el anime a nivel histórico es extremadamente fidedigno a lo que ocurrió de verdad, cada personaje, escena o elemento del argumento está sumamente cuidado y ligado a un hecho histórico muy concreto. Por otra parte, toda la narración es extremadamente picante, mostrando la crudeza de la realidad (por lo que no es un anime apto para menores de 16), lo que provoca que en más de una ocasión, podamos soltar una desmedida carcajada o nos saquen los colores.

Finalmente, todos los personajes tanto de Nintendo (que en esta serie son los malos) como los de SEGA, están tremendamente humanizados, mostrando la crudeza del mercado y los acuerdos de exclusividad vigentes de la época bajo severas clausulas con las que operaban los chicos de la gran N en esa época. Como hemos comentado, de momento tan sólo hay 3 episodios, los dos primeros aparecieron durante el 2012 y el tercero el año pasado pero el manga ya va por los 10 volúmenes lo que sugiere que esto no ha hecho más que empezar, y aunque está en perfecto japonés, (tanto el manga como el anime), en Crunchyroll tenéis al menos el anime subtitulado a varios idiomas entre ellos el español. Así que lo dicho, si sois segueros de pura cepa, os gusta la historia del videojuego o si simplemente queréis revivir el ocaso de la tercera generación de consolas y el nacimiento de la edad dorada del videojuego (cuarta generación con unas imponentes MegaDrive y SuperNintendo), World War Blue es el anime que desde GameIt os recomendamos para que paséis una tarde que jamás podréis olvidar ¿pero seréis capaces de captar todos los guiños a la industria? ¡Os retamos a comentarlos al pie de este artículo! A ver con cuántos nos sorprendéis.

Categorías
Cine y TelevisiónNintendo

Hubo un tiempo en que los antiguos soldados de la vieja escuela vagábamos sin rumbo entre los diferentes campos de batalla con el único objetivo de sobrevivir un día más, conscientes, que el único factor que separaba a camaradas de enemigos, era una mera cuestión de suerte. Así, nos curtimos en miles de batallas y en todas ellas aprendíamos algo nuevo incluso, cuando mirábamos las caras de terror que algunos cadáveres, postrados de cualquier manera, nos indicaban todo lo que habían perdido y lo que les hubiera gustado haber hecho si hubieran sobrevivido. Yo también soy uno de esos soldados, en particular el de un ejército que otrora fue uno de las más grandes, poderosos y por qué no decirlo, temible de la industria del videojuego. Sí, fui y sigo siendo un soldado del ejército imperial de SEGA, de hecho, todavía guardo con mucho orgullo, el informe azul y las condecoraciones. Todavía tengo grabada a fuego en mi memoria, todas y cada una de las barbaries que he visto o incluso he llegado a protagonizar en todas esas cruentas batallas, pero no tenía elección, sabía que cada soldado que cayese dejaba atrás a una familia pero también sabía que era absolutamente necesario para seguir con vida, de hecho, este mundillo es en realidad una encarnizada, constante y sangrienta guerra. Pero estoy aquí, y puedo contarlo, nadie puede reprocharme nada, soy un sobreviviente y por supuesto, pienso seguir dando guerra por mucho tiempo, al fin y al cabo, aunque los camaradas y los enemigos cambien, hay algo que nunca cambiará, y ese algo son los colores de la tierra que me vio nacer, ese azul intenso lleno de loopings que me lo ha dado todo y al que obviamente, se lo debo todo. Así que, seguiré jurando a mi gloriosa bandera AZUL mientras me quede un hálito de vida, seguiré luchando en otros mil campos de batalla más si hace falta y sobre todo, seguiré luciendo ese brillante uniforme azul que me lo ha dado todo y del que me siento muy orgulloso hasta el fin de mis días. Lo único que lamentaré si algún día, en alguno de esos campos de muerte dejo este mundo, será teñir mi amado uniforme azul de rojo.

RELACIONADO