Sonic Prologue: Uno de los mejores cortos que se ha hecho sobre Sonic

A veces una compañía tiene unos fans que no se merece. Es cierto que SEGA ha contribuido a construir la actual industria del videojuego y que a ella le...

Sonic y Tails, una amistad inquebrantableA veces una compañía tiene unos fans que no se merece. Es cierto que SEGA ha contribuido a construir la actual industria del videojuego y que a ella le debemos un montón de innovaciones que muchos jugadores, todavía no saben apreciar, pero lo cierto es que desde aquello ha llovido mucho. Sin embargo, aquellos niños o adolescentes que tanto recibimos de la compañía azul por excelencia, somos adultos y de alguna manera intentamos devolver aquellas tardes maravillosas e inolvidables que SEGA nos hizo pasar.

Este es el caso de los creadores de Sonic Prologue, un corto que ha tardado más de un año en desarrollarse y que prácticamente no tiene nada que enviar a otras grandes producciones. Sin cambios bruscos de guión ni en los personajes, consigue ganarse al espectador tanto si vivió de primera mano cómo se conocieron Tails y Sonic, como si creció viendo a dichos personajes siendo uña y carne en los juegos más modernos.

No lo digo muchas veces, pero este trabajo de recreación no es sólo una obra de arte o un pedazo de historia de la industria, es el corazón de los fans, una muestra de todo lo que da de sí una agradecida generación de jugadores.

Sin embargo, y aunque quizás estas líneas nunca lleguen a ningún directivo de la actual SEGA (o más bien SAMMY tal y como está repartido el accionarario), debería ser un motivo más que suficiente para intentar hacer reflexionar a sus actuales directivos, que centran sus esfuerzos en los juegos casuales y en las aplicaciones en los móviles, para que se pregunten si creen que van por el buen camino, qué muestras de gratitud creen que recibirán en el futuro de los actuales jugadores, y si no es hora ya de empezar de nuevo a hacer las cosas bien.

Cortos sin ánimo de lucro como Sonic Prologue, realzan sentimientos, ayudan a promocionar la marca y son positivos para las nuevas generaciones. SEGA lo sabe pero la pregunta es: ¿estás ahí?, ¿todavía nos escuchas? ¡Es hora de levantarse! Todavía tenemos fe.

Vía SonicReikai (porque no es necesario anunciarse como «la web #1 de Sonic en Español» para serlo realmente) ¡Un abrazo compañeros!

Categories
Cine y TelevisiónPCRetroVídeos

Hubo un tiempo en que los antiguos soldados de la vieja escuela vagábamos sin rumbo entre los diferentes campos de batalla con el único objetivo de sobrevivir un día más, conscientes, que el único factor que separaba a camaradas de enemigos, era una mera cuestión de suerte. Así, nos curtimos en miles de batallas y en todas ellas aprendíamos algo nuevo incluso, cuando mirábamos las caras de terror que algunos cadáveres, postrados de cualquier manera, nos indicaban todo lo que habían perdido y lo que les hubiera gustado haber hecho si hubieran sobrevivido. Yo también soy uno de esos soldados, en particular el de un ejército que otrora fue uno de las más grandes, poderosos y por qué no decirlo, temible de la industria del videojuego. Sí, fui y sigo siendo un soldado del ejército imperial de SEGA, de hecho, todavía guardo con mucho orgullo, el informe azul y las condecoraciones. Todavía tengo grabada a fuego en mi memoria, todas y cada una de las barbaries que he visto o incluso he llegado a protagonizar en todas esas cruentas batallas, pero no tenía elección, sabía que cada soldado que cayese dejaba atrás a una familia pero también sabía que era absolutamente necesario para seguir con vida, de hecho, este mundillo es en realidad una encarnizada, constante y sangrienta guerra. Pero estoy aquí, y puedo contarlo, nadie puede reprocharme nada, soy un sobreviviente y por supuesto, pienso seguir dando guerra por mucho tiempo, al fin y al cabo, aunque los camaradas y los enemigos cambien, hay algo que nunca cambiará, y ese algo son los colores de la tierra que me vio nacer, ese azul intenso lleno de loopings que me lo ha dado todo y al que obviamente, se lo debo todo. Así que, seguiré jurando a mi gloriosa bandera AZUL mientras me quede un hálito de vida, seguiré luchando en otros mil campos de batalla más si hace falta y sobre todo, seguiré luciendo ese brillante uniforme azul que me lo ha dado todo y del que me siento muy orgulloso hasta el fin de mis días. Lo único que lamentaré si algún día, en alguno de esos campos de muerte dejo este mundo, será teñir mi amado uniforme azul de rojo.
No Comment

Leave a Reply

*

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimos posts

RELATED BY